Ada

José Lombardi / Consultor / [email protected]
Consciente y advertida por sus amigas y familiares de la soledad y desgracia que esto le traería en su futuro, Ada decide negarse a aceptar una relación

Ada es el nombre del personaje principal de la película Atlantique, filmada en Senegal y dirigida por la directora francesa Mati Diop, película que narra la historia de esta humilde muchacha africana atrapada en la pobreza y sus consecuencias, enamorada de un muchacho igual que ella, sumergidos ambos en la marginalidad, pero liberados y fortalecidos por la fuerza del amor.

El muchacho se llama Soleiman, quien con otros amigos deciden correr el riesgo de millones de desplazados que a diario arriesgan sus vidas para intentar buscar un mejor futuro, la pobreza y sus consecuencias, el aprovechamiento del poderoso sobre el débil y la discriminación son experiencias que el joven Soleiman sufre a diario pero que al mismo tiempo le dan la fortaleza y valentía para lanzarse al mar y lograr el sueño de tener un futuro digno que le permita algún día rescatar a la mujer que ama.

Ada es prácticamente vendida por su familia a un hombre adinerado de la misma ciudad y religión, el valor de Ada es su juventud y virginidad, sin estas características para este hombre y su familia no valdría nada, a pesar de que sus amigas tratan de persuadirla de que acepte el compromiso con este hombre a quien ella no ama, ella se niega y decide ser fiel a sus sentimientos y a su dignidad como mujer libre de tomar sus propias decisiones.

Consciente y advertida por sus amigas y familiares de la soledad y desgracia que esto le traería en su futuro, Ada decide negarse a aceptar una relación indeseada por una incierta pero inspiradora, Soleiman es quien le da sentido a su vida.

Soleiman ha muerto en el intento de cruzar el mar, sin embargo ella se aferra al amor que siente por él y lo mantiene vivo, siempre a su lado, hasta que llega el fatídico momento de la verdad, Soleiman ha muerto, se lo ha tragado una ola junto a sus amigos, son los cadáveres quienes testifican lo ocurrido, sin embargo sus almas viven y se trasladan a los vivos para poseerlos y poder terminar lo que dejaron pendiente, entre ellos Soleiman, quien acude al último encuentro con su amada Ada.

Ada es libre y feliz, está consciente que sus decisiones han marcado el resto de su vida, se mira al espejo y lo hace con una sonrisa cómplice de orgullo y satisfacción, sabe que únicamente ella es la dueña de su futuro y nadie se lo puede robar, ha entendido en carne propia el valor de la libertad.

Ada aprendió a temprana edad, que la vida sin dolor no existe, que la desesperación y el remordimiento no se pueden subestimar, pero que el amor existe, la creación maravillosa es posible y que definitivamente somos frutos de nuestras decisiones y jamás debemos arrepentirnos de ellas.

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama