publicidad


La trampa de Maduro con el CNE

Emiro Albornoz León / Periodista / emiroalbornozl@gmail.com
Señores de la oposición en la Asamblea Nacional, exijan al régimen que declare terminado el “desacato” para que puedan proseguir

No sé los demás, pero yo no caigo en la trampa que ha montado nuevamente el régimen usurpador de Nicolás Maduro a la oposición democrática, al mandar a incorporar a sus obsecuentes diputados  a la legítima Asamblea Nacional que habían abandonado por encontrarse en “desacato”, una ilegal operación montada en el no menos sumiso TSJ para desconocer la voluntad soberana del pueblo venezolano al elegir mayoritariamente la actual instancia parlamentaria en las elecciones de diciembre del año 2015.

Esta porquería de régimen dictatorial abandona cada vez que le viene en ganas o le sale de allá del bolsillo de atrás, las diversas mesas de diálogo o conversaciones que se han montado a instancias de organismos multilaterales y países amigos interesados en buscarle una salida pacífica y democrática a la grave crisis social, económica y política por la cual atraviesa el pueblo venezolano desde hace unos siete años, aproximadamente, que cada día se complica más.

La última mesa de diálogo promovida por el Gobierno de Noruega, país con una experiencia reconocida en participar en la resolución de problemas políticos, terminó de manera abrupta porque al régimen no le interesa o no le conviene buscar salidas democráticas al problema venezolano, porque están conscientes de que el resultado final no será otra cosa que una humillante derrota en una probable elección universal, directa y secreta, y con nuevas autoridades electorales que le garanticen a la población que su decisión soberana será la que arrojen verdaderamente los resultados de dichos comicios.

De pronto el régimen acuerda enviar a sus diputados nuevamente a la Asamblea Nacional, que se encuentra en desacato, decretado de manera ilegal por el TSJ arrodillado al gobierno de Maduro y el 5 de noviembre activaron  el mecanismo para nombrar a los nuevos integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) indicando un nuevo “Comité Preliminar de Postulaciones”, que se encargará de seleccionar a los candidatos a rectores del organismo comicial. 

Sería  el primer acuerdo público entre Gobierno y oposición después de la vuelta del chavismo a la Asamblea Nacional, todo esto en medio de las grandes calamidades que sufre el pueblo venezolano en medio de la catástrofe imperante y las medidas de ajuste.

Este cronista está seguro que al régimen usurpador de Nicolás Maduro no le interesa que se conforme un nuevo CNE ajustado a lo que dicta la norma constitucional, cuyos integrantes actúen apegados a la justicia y cuanto dictan las leyes de la república para garantizar unas elecciones limpias y justas en las cuales participe el pueblo masivamente para buscarle salidas democráticas a la crisis.

El régimen usurpador solo gana tiempo y llegado el momento le dará una nueva patada a la AN en su tarea de nombrar un nuevo CNE, utilizando para ello a su TSJ que se encargará de declarar nuevamente la omisión legislativa y de esa manera es el régimen el que nombra a los presuntos nuevos directivos del organismo electoral, entre los cuales, con toda seguridad, figurarán los nombres de algunas de las comadres que llevan más de una década trabajando al servicio de la revolución, practicando todo tipo de artimañas en contra de la voluntad popular.

El régimen sabe que al repetir solamente una de las celestinas ya eso causa resquemores en la población que, sencillamente, no acudirá a un proceso electoral convocado de esa manera, que provocaría una abstención pavorosa y ese es el terreno donde quiere jugar la dictadura.

Una elección con un nuevo CNE, escogido con todas las de la ley por la Asamblea Nacional de Venezuela, como lo dicta la Constitución provocaría la salida masiva a la calle del pueblo venezolano el día cuando sean convocadas unas elecciones generales y el régimen saldría penosamente derrotado en todas las instancias, porque no es un secreto que a Maduro no lo quiere nadie en este país, ni Cilia.

Señores de la oposición en la Asamblea Nacional, exijan al régimen que declare terminado el “desacato” para que puedan proseguir y culminen con éxito las acciones legislativas que concluyan con la elección de un nuevo CNE. Ni pendejos que fueran estos traidores comunistas, que no creen en democracia pero la utilizan para sus perversos fines,  en irse a colocar ellos mismos la soga en el cuello y lanzarse al vacío. De lo contrario, aquí no habrá soluciones a la crisis.

Comentarios
Cargando...
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama