Héctor Rafael Rojas: Un gran venezolano ignorado

Jorge Sánchez Meleán / Economista / sanchezmelean@hotmail.com
Héctor Rafael Rojas, nació el 10 de junio de 1928 en Maracaibo, en el seno de una familia muy humilde. Siendo un niño su familia se trasladó a Puerto Cabello y cuando tenía ocho años se establecieron en Maracay. Sus estudios de educación primaria y media los hizo en Aragua

Al conmemorarse los 50 años de la llegada del hombre a la luna, creemos que es de justicia recordar el nombre de un venezolano, nacido en Maracaibo, que tuvo participación en tan histórico acontecimiento. Ese personaje, injustamente desconocido por los venezolanos, es el Dr. Héctor Rafael Rojas, astrofísico doctorado en la Sorbona de París, quien trabajó en la Nasa hasta 1971, y al que los entendidos consideran uno de los científicos venezolanos más importantes de todos los tiempos. 

Héctor Rafael Rojas nació el 10 de junio de 1928 en Maracaibo en el seno de una familia muy humilde. Siendo un niño su familia se trasladó a Puerto Cabello y cuando tenía ocho años se establecieron en Maracay. Sus estudios de educación primaria y media los hizo en Aragua. Su último año de educación media lo hizo en el Liceo Fermín Toro. Desde allí hizo gestiones para matricularse en la Sorbona de París. Le ofrecieron una beca de 500 bolívares que solo recibió durante dos meses. Por ello en Francia trabajó muy duro para costearse sus gastos. Obtuvo su título como Astrofísico el siete de junio de 1956, con la más alta mención francesa equivalente al Summa Cum Laude. 

En septiembre de 1958 regresa a Venezuela, para volver a Francia en febrero de 1959. En esos años su actividad profesional fue intensa. En México trabajó en el Tecnológico de Monterrey, ejerciendo la cátedra de astrofísica. Dirigió un proyecto de observación astronómica en el Observatorio de Potosí, formulando el denominado Método Rojas, para facilitar el aterrizaje de naves espaciales tripuladas en la luna, con garantías de éxito. Este trabajo le abrió las puertas al programa Apolo de la Nasa. Entre 1961 y 1962 fue miembro de la Institución Carnegie de Washington. 

Realizó numerosas observaciones de estructuras galácticas en el telescopio Hale de Monte Palomar, durante muchos años el mayor del mundo. Entre 1962 y 1964 trabajó en el Pan American College en la ciudad de Edinburg, Texas. Dada la importancia de sus estudios y descubrimientos, recibió el apoyo económico de la sección de ciencia de la Organización del Atlántico Norte (OTAN). Continuó sus investigaciones en el Observatorio astronómico de París -Mendon. Allí estuvo entre 1964 y 1966 llevando a cabo estudios sobre estrellas muy brillantes. Eso le permitió presentar su tesis doctoral en La Sorbona sobre una clasificación de estrellas tipo B, que pueden llegar a tener 15 veces el tamaño del Sol y generar un calor muchísimo mayor. En 1966 ingresó a la Nasa para trabajar en el programa Apolo, en el Manned Spacecraft Center (Centro de vuelo de naves tripuladas de la Nasa) ubicado en Houston Texas. 

En 1967 es trasladado al George Marshall Space Flight Center de la Nasa en Alabama, que dirigía Werner Von Braun. Tuvo papel relevante en el exitoso vuelo del Apolo 8. Ante la proximidad del Apolo 11 en diciembre de 1968, fue enviado al Centro Espacial John F Kennedy en la Florida, donde viviría los emocionantes momentos que condujeron a la conquista de la luna. Rojas regresó a su país en 1971, y volvió a Washington en 1975, a solicitud de H. Kissinger. Regresó a Venezuela en 1976 a los 48 años, con una salud inexplicablemente deteriorada, que se mantuvo así hasta su muerte el 13 de mayo de 1991. Continuaremos.

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama