Maquiavelo vive

Ángel R. Lombardi Boscán / Dir. del Centro de Estudios Históricos de LUZ / @lombardiboscan
En Venezuela, donde la involución política es el derrotero en curso, hoy más que nunca hay que apelar a la defensa del proyecto democrático basado en el más estricto respeto a la Constitución. Montesquieu prevaleciendo sobre Maquiavelo: la sensatez sobre la marcha de la locura

Quién lo iba a imaginar: 500 años después, el polémico florentino: Nicolás Maquiavelo (1469-1527), autor del más popular tratado acerca del comportamiento político de los gobernantes en torno al poder, sigue vigente. Se pudiera pensar que la política se ha vuelto más institucional, que las leyes son principios sagrados para garantizar el orden y la paz, en suma, la civilidad bajo coordenadas racionales. Y que el discurso político, junto a sus ejecutorias, se ha adecentado. Que ya el veneno no es un instrumento “electoral” para sacar de la carrera política a los adversarios de turno, o que blandir el puñal, con astuto disimulo, es algo obsoleto, completamente anacrónico. Tremenda ilusión.

El poder embruja, envilece y enloquece a sus practicantes más conspicuos. Y si se trata de un poder sin contrapesos y controles, pues aún más. Fueron sabios los romanos en muy pronto advertir esto. Cuando un General victorioso, al regresar de una campaña militar, hacia su entrada por los “Arcos de Triunfo” bajo la alegría desbordante del populacho, un esclavo que iba a su lado le decía al oído: ¡Respice post te Hominem te esse memento! ("¡Mira tras de ti! Recuerda que eres un hombre" (y no un dios). Aunque igual, bien rápido que se les olvidaba. No mas Julio César atravesó el Rubicón terminó por aplastar con sus soldados a la República.  

Dignidad, lealtad, integridad, confianza, patriotismo, virtud, honor, valentía son conceptos deleznables cuando se trata del poder y su mantenimiento. Es por ello, que la gran revolución en la política moderna, en un plano conceptual, la llevó a cabo  Montesquieu (1689-1755)  cuando propuso el control del poder por el poder mismo, extraña paradoja. El poder vigilado a través del estricto cumplimiento de las leyes, y estableciéndole contrapesos y restricciones para evitar sus reiterados abusos y desviaciones. Sin ello, la sociedad y la ciudadanía, son una víctima inerme del abusador de turno.

Dice Maquiavelo en “El Príncipe”: “Y ha de tenerse en cuenta que un príncipe –y de forma especial un príncipe nuevo- no puede conducirse de acuerdo con todos los rasgos mediante los cuales los hombres son tenidos por buenos, ya que ha menudo se ve obligado, para conservar su Estado, a obrar contra la fe, contra la caridad, contra la humanidad y contra la religión. Razones por las cuales necesita mantener el ánimo dispuesto, según le exijan los vientos de la fortuna, y como dije antes, a no apartarse del bien, si puede, pero a saber entrar en el mal si se ve obligado por la necesidad”.

El asunto es que a cada rato se “entra en el mal” haciendo de la simulación, la mentira, la corrupción y la hipocresía un acto teatral con comparsas y celebraciones. En Venezuela, dónde la involución política es el derrotero en curso, hoy más que nunca hay que apelar a la defensa del proyecto democrático basado en el más estricto respeto a la Constitución. Montesquieu prevaleciendo sobre Maquiavelo: la sensatez sobre la marcha de la locura. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama