publicidad

El engendro de Sao Paulo

Joise Morillo / Licenciado en Filosofía / Kao_joise@hotmail.com
El engendro es un pastor de ovejas negra, asediado por lobos feroces, cuya doctrina no contempla ninguna religión sino una secta, en donde él, no es un sumo sacerdote sino un cancerbero de un presídium diabólico presidido por los Castro de Cuba

El engendro no tiene nada que envidiarle a Damián, excepto el tatuaje (666). Pulula como la peste, en el lumpen del subdesarrollo latinoamericano. Tienen un engendro, o varios, uno en cada país donde radican sus pezuñas, como el de Venezuela.

El engendro es un pastor de ovejas negra, asediado por lobos feroces, cuya doctrina no contempla ninguna religión sino una secta, en donde él, no es un sumo sacerdote sino un cancerbero de un presídium diabólico presidido por los Castro de Cuba.

Su espíritu se regodea en la perversidad, de lo cual el orate es víctima de sí mismo ante la objetividad de la alteridad. Luego no vacila en demostrar la venganza como justicia, derivada de un rencor y un resentimiento parricida, de lo cual sufre quien menos le merece, el pueblo.

El peor de sus estigmas es ser falaz e hipócrita, lo cual por su misma incapacidad intelectual (no bien cultivada) y engañado por sus mentores doctrinantes, los ignora, pero desafortunadamente para sus víctimas, lo disfruta.

Es el propio Dionisos de Nietzsche, o lo mismo que el engendro del diablo de Michelle Soavi (1992) que tiene como objetivo invocar a las fuerzas del mal y provocar la llegada del diablo a la Tierra. ¡Qué casualidad, Rusia deshace la Unión Soviética un año antes de nacer el engendro (1991)!

El engendro actúa tal cual el chupacabras; antes le chupó la sangre a la Unión Soviética, y Angola, actualmente se la chupa a Venezuela, su espíritu mutó en sanguijuela. 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama