La fuerza de la razón

Neuro J. Villalobos Rincón / Exrector de LUZ / nevillarin@gmail.com
De lo que se trata, como dijera Michael Foucault, es “buscar una militancia que encare necesidades y problemas concretos sin aferrarse al poder o a la lucha por el poder, porque lo importante no es intentar conquistar el poder, sino establecer la posibilidad de la resistencia”

“El lenguaje no es más que el instrumento de la ciencia y las palabras no son sino los signos de las ideas”. Samuel Johnson

Cuando alguien encuentra su camino, dice Paulo Coelho, no puede tener miedo. “Tiene que tener el coraje suficiente para dar pasos errados. Las decepciones, las derrotas, el desánimo, son herramientas que Dios utiliza para mostrar el camino”. Para ser libres hay que asumir responsabilidades y tener la determinación de serlo; más aún si en esa tarea nos sentimos bien acompañados, y nosotros, los venezolanos, contamos con ambas cosas y hemos encontrado nuestro camino. Además nos asiste la fuerza de la razón.

Cuando el presidente Trump declaró que “todas las opciones están sobre la mesa”, inmediatamente se creó la expectativa de que una intervención militar, tipo Panamá con Noriega, era inminente. A finales del mes de junio manifestó nuevamente a la prensa mundial “que tenía cinco estrategias para Venezuela”, lo cual destaca que se mantiene vivo el interés de propiciar un cambio político en el país y que la opción de una intervención militar sigue estando allí. Sólo que tenemos que entender, que no es lo mismo los costos de todo tipo que una acción de esta dimensión supone, comparados con los costos de una invasión consentida como la que propició Chávez y sus pervertidos y peligrosos discípulos, con Maduro a la cabeza.

Si bien Coelho advierte que el exceso de prudencia puede confundirse con la cobardía, no es menos cierto que enfrentar y desalojar del territorio cuatro gobiernos y varios grupos internacionales desalmados, requiere de acciones bien pensadas y dichas con palabras bien pesadas. Son demasiados intereses en juego que las ansias de poder y la irresponsable ambición de un grupito de resentidos sociales permitieron, consintieron y todavía apoyan con el único objetivo de mantenerse en el poder.

También la OEA en su Asamblea ordinaria celebrada en junio en Colombia, además del espaldarazo reiterado al gobierno legítimo que preside Juan Guaidó, concluyó que unas elecciones inmediatas en Venezuela son parte de la solución, lo cual no supone que se saltan las dos etapas anteriores definidas en nuestro camino democrático, sino que considera lo que ha sido la posición por separado de varios países que la integran, de evitar hasta donde sea posible, una intervención militar.

Tenemos que ser solidarios, firmes y decididos, contra la diablocracia entronizada en nuestro país. Mantener un frente común con todo el que se una en favor de la democracia y la libertad, porque de lo que se trata, como dijera Michael Foucault, es “buscar una militancia que encare necesidades y problemas concretos sin aferrarse al poder o a la lucha por el poder, porque lo importante no es intentar conquistar el poder, sino establecer la posibilidad de la resistencia”. La razón está con nosotros aún cuando la fuerza, por ahora, está del lado de quienes no la tienen.

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama