La ignorancia es una nefasta causa

Joise Morillo / Licenciado en Filosofía / Kao_joise@hotmail.com
Al Libertador le “repugnaba” el poder en las manos del mismo individuo por mucho tiempo, eso no lo captó nunca o no se le informó a tiempo a nuestro pueblo, actualmente tenemos una nefasta consecuencia devenida de esta causa, “la ignorancia”

“En un pueblo o nación donde se limite el transporte colectivo directa o indirectamente e igualmente se limite la información mediante restricciones y leyes polarizadas, a favor de círculos de poder para enajenar la verdad, no existe soberanía popular. En otras palabras, la democracia está amenazada, proclive a una tiranía”

Tal manipulación obedece a deseos -bien sea en conjunto o particulares-  megalómanos destacados en esfera elitistas, comandos o toldas políticas, caracterizados por un elemento ontológico donde el objeto es el poder, tal razón obedece en primer plano a un estado o forma de conducta inmanente o adquirida, denominada por Nietzsche dionisíaca o “voluntad de poder del malo”.

Esta conducta, obedece en términos terciarios al desenvolvimiento social de un personaje resentido al desafuero del dominado o al heredero de un círculo de poder, donde el consentimiento paternal es causa de una fuerte desatención por la suerte colectivista, causando infelicidad al pueblo o nación. Aquí la egolatría es el corolario e impronta de un potencial totalitarismo, derivado de una evolución secundaria donde la educación enajenante es el caldo de cultivo y afloramiento de conductas “cultivadas”, en el subconsciente de esta clase de individuo al adquirir poder. 

El único libertador de Venezuela Simón Bolívar, decía, que la ignorancia es arma de la destrucción del pueblo. La  democracia no contempla el concurso polarizado entre los integrantes de una misma tolda o pensamiento, el patrón político de nuestra civilización occidental comparte la diversidad (pluralidad) de opinión. Esta participación debe ser producto del deseo del pueblo y no imposición. Debe ser perecedera. La conducta dionisíaca no tolera esto propio de la democracia. Al Libertador le “repugnaba” el poder en las manos del mismo individuo por mucho tiempo, eso no lo captó nunca o no se le informó a tiempo a nuestro pueblo, actualmente tenemos una nefasta consecuencia devenida de esta causa, “la ignorancia”.  

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama