publicidad

Hasta cuándo crímenes

Emiro Albornoz León / Periodista / emiroalbornozl@gmail.com       
  Señor Maduro, termine de congraciarse con Venezuela, y ordene el paso de esa gran ayuda que requiere urgente el pueblo venezolano. Este cronista sabe que usted no declaró la crisis porque sería aceptar que el suyo es un Gobierno fallido, y moralmente estaría obligado a renunciar o dejar el poder que usurpa

La tozudez de Nicolás Maduro para atender el reclamo de todo un pueblo agobiado por la espantosa crisis económica y social que atraviesa Venezuela, devenida en una lamentable crisis humanitaria en alimentación y salud, no tiene límites.

Negarse a dejar pasar por la frontera venezolana una extraordinaria ayuda humanitaria proveniente de diversos países, Estados Unidos y Canadá a la cabeza, la cual debe llegar a las puertas de Venezuela, no se puede catalogar menos que un crimen de lesa humanidad, por el cual necesariamente tendrá que responder Nicolás Maduro en el momento indicado.

Da vergüenza ajena unas gráficas que ya andan por el mundo entero mediante las cuales se observan en el puente llamado Tienditas, unos gigantescos contenedores y la batea de una enorme gandola, colocadas por el régimen de Maduro en la línea divisoria entre Colombia y Venezuela, para impedir el paso de los convoy que se ha anunciado estarán listos para ingresar al país desde este viernes 8 de febrero.

El pueblo venezolano que muere de hambre y de mengua por las enfermedades, y buena parte del mundo, han podido ver a un Nicolás Maduro envalentonado, afirmando que esa ayuda no va a ingresar a nuestro país, porque Venezuela cuenta con recursos suficientes para atender las necesidades de la población.

Maduro debe estar muy seguro de que los venezolanos somos una caterva de estúpidos, que le vamos a creer esta nueva mentira. Claro, Maduro será que no tiene la mínima puta idea de que el salario mínimo que gana un trabajador durante todo un mes de trabajo, no le alcanza ni para comprar un pollo. Tal vez pueda comprar un kilo de queso, convirtiendo a Venezuela en el único país del mundo donde la gente que trabaja no puede atender con el sueldo de un mes, un desayuno familiar.

Maduro está obligado a aceptar esta ayuda para asistir a millones de venezolanos que están pasando hambre en estos momentos, o están muriendo a causa de enfermedades que no pueden ser curadas, porque los hospitales no tienen medicinas ni condiciones para atender con éxito esas emergencias. Las personas que sigan muriendo a causa del hambre, sobre todo niños y ancianos, y por enfermedades, necesariamente tendrán que ser endosadas a Maduro como crímenes de lesa humanidad en las acusaciones que ya cursan en el Tribunal Internacional de La Haya.

Señor Maduro, termine de congraciarse con Venezuela, y ordene el paso de esa gran ayuda que requiere urgente el pueblo venezolano. Este cronista sabe que usted no declaró la crisis porque sería aceptar que el suyo es un gobierno fallido, y moralmente estaría obligado a renunciar o dejar el poder que usurpa. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama