publicidad

El barco Comandante eterno

Ernesto García Mac-Gregor / Médico / garciamacgregor@gmail.com
Aunque normalmente la construcción de estos buques toma menos de tres años, la del Comandante eterno, supera ya la década. Se inició en 2008 y no fue botado hasta 2014. En abril pasado se iniciaron finalmente las pruebas de mar, pero aún hay "flecos pendientes" antes de que pueda ser entregado a la Armada venezolana En 2005, el difunto contrató con el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero la construcción de ocho barcos patrulleros, cuatro oceánicos y cuatro de vigilancia del litoral, por la suculenta suma de un mil 246 millones de euros. La comisión que enriqueció a unos cuantos chavistas, fue del 3,5% (42 millones de euros) y está siendo investigada desde hace seis años por un juzgado de Madrid. Los primeros siete barcos fueron construidos en los astilleros de Cádiz, España, por la empresa española Navantia, El segundo de éstos, el Warao fue entregado a la Armada de Venezuela en agosto de 2011. Durante las maniobras conjuntas venezolano-brasileñas Venbras-2012, debido a impericia encalló en un arrecife y sufrió daños severos en el casco. Fue remolcado por un buque holandés  especializado en rescates hasta los astilleros de una empresa pública brasileña. Parte de su tripulación fue encarcelada en Venezuela acusados de negligencia. Los trabajos de reparación se detuvieron por falta de fondos. Su estado actual es un misterio. A diferencia de los siete buques anteriores, la construcción del último de la serie, el Tamanaco, no se realizó en España.  A alguien se le ocurrió como robar más dinero con este negocio que ya estaba sellado, e inventaron ensamblar el último de los barcos en Puerto Cabello, con la empresa Diques y Astilleros Nacionales, filial de PDVSA y bajo la supervisión de Navantia. El nombre fue cambiado al risible mote (tipo Corea del Norte) de “Comandante eterno Hugo Chávez”.  Aunque normalmente la construcción de estos buques toma menos de tres años, la del Comandante eterno, supera ya la década. Se inició en 2008 y no fue botado hasta 2014. En abril pasado se iniciaron finalmente las pruebas de mar, pero aún hay "flecos pendientes" antes de que pueda ser entregado a la Armada venezolana. Haber sido ensamblado en socialismo es la causa de los retrasos.  Mientras tanto, a los altos militares implicados, así como a los del “Cartel de los Soles”, Maduro los ha ascendido a los más elevados cargos calculando que si la dictadura cae, ellos serán los que más tengan que perder y por consiguiente harán lo máximo para preservar la tiranía. De allí la terquedad de los castrenses en no realizar elecciones y entregar el poder. Que oiga quien tiene oídos…  
Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama