“Si no capitula, monda”

Emiro Antonio Albornoz León / Periodista / emiroalbornol@gmail.com
  Se trata de un golpe noble al régimen de Maduro, porque lo priva en medio de la gran crisis financiera que atraviesa, de los más importantes recursos que convertidos en dólares entran al país, y le sirven al régimen para sostenerse, sin importar las privaciones que sufren los venezolanos

La frase que le sirve de título a este artículo, pertenece a la heroína zuliana Ana María Campos, cuando asediaba al tirano español Francisco Tomás Morales, que comandaba en Maracaibo el último reducto español en la guerra de independencia.

Con esa frase, la Campos quería significar que si Morales no capitulaba o se rendía, él sufriría las consecuencias de su resistencia que conllevaba a la muerte, incluso. O sea, mondaba.

Esta emblemática máxima o locución muy bien puede aplicarse al usurpador de la presidencia de la República Nicolás Maduro, ante el cerco democrático que le han tendido entre los dirigentes de la oposición venezolana, la muy legítima Asamblea Nacional con Juan Guaidó a la cabeza, los países democráticos del continente y el propio pueblo venezolano masivamente protestando en las calles del país, lo cual tiene que desembocar en la salida del poder del interfecto.

El pueblo venezolano, bajo el liderazgo de un joven político, profesional y decente, está decidido a mantener su presencia masiva en las calles, realizando cabildos abiertos y asambleas populares para decirle a Maduro, que no lo reconoce como presidente, porque está usurpando el cargo desde el mismo momento cuando asumió para un nuevo mandato desde el 10 de enero del presente año, porque sencillamente las elecciones realizadas el 20 de mayo del año 2018, a destiempo, a contrapelo de la Constitución, y convocadas por un organismo ilegal y fraudulento como es la asamblea constituyente, así con minúsculas, no fueron válidas, y en consecuencia no hay presidente electo.

Maduro ya se encontraba en situación penosa por el desconocimiento de su usurpador gobierno y que han formulado los países democráticos del mundo, por las exigencias de la Unión Europea a realizar elecciones limpias y con la participación de todos los sectores políticos del país, de manera que den como resultado la escogencia de un gobierno producto de la voluntad del pueblo venezolano, que clama a gritos un cambio en la conducción de la nación.

Ahora, este lunes 28 de enero los Estados Unidos de Norteamérica acaban de tomar una decisión que involucra a la estatal petrolera, congelando todas sus cuentas y activos, incluyendo a la empresa Citgo, filial de PDVSA que opera en los EEUU.

Se trata de un golpe noble al régimen de Maduro, porque lo priva en medio de la gran crisis financiera que atraviesa, de los más importantes recursos que convertidos en dólares entran al país, y le sirven al régimen para sostenerse, sin importar las privaciones que sufren los venezolanos, en materia de alimentos y medicinas y demás equipos médicos.

Se trata de un indiscutible cerco financiero y democrático que debe concluir con una decisión del Alto Mando Militar u otros sectores de la FAN exigiéndole a Nicolás que abandone el poder y le dan chance para que se vaya a donde lo desee y le puedan dar cobijo, tal como sucedió con Pérez Jiménez, a quien un hombre de su confianza, llevado de la mano por él, como fue el Contralmirante Wolfgan Larrazábal, lo conminó a abandonar Miraflores y le dieron chance a subir al avión conocido como la “Vaca sagrada” para que se marchara.

Particularmente creo, que ese desenlace está cerca, porque un país y su nación no pueden aguantar una situación de crisis total, como la que atraviesa Venezuela y que se agravará aún más con el paso de los días luego de la drástica decisión del gobierno de Donald Trump, de cortarle el flujo financiero a Nicolás Maduro. Como muy bien decía Ana María Campos: Maduro, si no capitulas, mondas.

 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama