publicidad

¿Por qué el chavismo destruye todo lo que toca?

Ernesto García Mac-Gregor / Médico / garciamacgregor@gmail.com
En los cargos públicos los capacitados con años de experiencia,  fueron sustituidos por una cuerda de resentidos sociales, vagos de oficio y envidiosos del bien ajeno quienes fueron los primeros en participar en el reparto del botín de la patria

Lo primero que debe quedar claro es que la destrucción sistemática del país es un hecho planificado con premeditación y alevosía. No es posible pensar que todo se haya basado en simple ensayo y error, incapacidad innata, improvisación o ignorancia. Nadie lo puede hacer tan maravillosamente mal por casualidad. Estos sinvergüenzas nos desgraciaron a propósito.

La razón de este absurdo proceder es la estúpida teoría de que pobre que salga de su estado (proletario) para entrar en la clase media (supuesta burguesía) se convierte en enemigo de la revolución. La limosna a través de las misiones no está destinada a sacar de abajo a los pobres, sino convertirlos en parásitos ideológicos y clientelares para formar una legión inmensa de limosneros ignorantes, vividores y sumisos. Como decía Fidel, mucho dinero estorba. Y estos ladrones decidieron robárselo, enriquecerse y hacer patria comunista al mismo tiempo.

La otra razón de peso es que a causa del subdesarrollo, el débil mental especialmente si ha recibido una mediana instrucción, no es la víctima de la competencia como en otros países. Protegido por la ignorancia y la impreparación de la mayoría del pueblo venezolano, asciende hasta niveles de dirección elevados, entorpeciendo todavía más nuestra accidentada maquinaria social. Este factor se ha agravado tremendamente con el éxodo forzado de nuestros profesionales y técnicos. 

Por otro lado, nunca se había visto que un solo partido fuera el dueño absoluto de todas las instancias gubernamentales, incluyendo Ministerios, estados y municipios. En los cargos públicos los capacitados con años de experiencia,  fueron sustituidos por una cuerda de resentidos sociales, vagos de oficio y envidiosos del bien ajeno quienes fueron los primeros en participar en el reparto del botín de la patria.

Se trata del hombre nuevo socialista que ha hecho del robo impune la ocupación más remunerada y menos laboriosa. Analfabestias que en un día se enchufan lo que un profesional honrado percibe en un año.  Todo esto ocurre cuando se cree que ser jardinero es simplemente lanzar agua y mutilar matas, ser mecánico cambiar piezas, ser chef echarle más agua al sancocho. Es como si se pusiera a un chofer de buses, a dirigir una nación. Que oiga quien tiene oídos… 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama