publicidad

Maduro, un presidente impopular

Emiro Albornoz León/Periodista/ emiroalbornozl@gmail.com
Al parecer, el Presidente ha llegado a la conclusión de que si acepta la ayuda humanitaria se declara como un gobierno fallido y estaría obligado a renunciar por el peso moral del problema. En realidad, Maduro cae mal. No tiene ángel

Nicolás Maduro no consigue qué medidas poner en práctica en su destartalado gobierno para ver cómo recupera un poco de popularidad que siempre ha estado en los más bajos niveles que se recuerden en Venezuela, en el caso de presidentes en ejercicio.

Maduro habla de “crear una Venezuela próspera, que el pueblo se merece” y a cada momento apela a un pueblo que según él lo apoya en su gestión, pero la calle dice otra cosa, y eso se puede observar con suma facilidad en las colas interminables de los usuarios del transporte, que ha colapsado en la gestión de Maduro, en los bancos, en los centros de venta de alimentos y otros enseres del hogar. Es una sola voz el desprecio hacia Maduro.

Usuarios de Twitter escriben cosas como estas: “lo único que ha hecho prosperar es la destrucción, el hambre, la delincuencia por la impunidad y el saqueo a la nación. Qué triste me hacen sentir sus palabras mentirosas y perversas Presidente, pero sepa que Dios le va a juzgar por sus hechos”.

“De cuál prosperidad habla usted: hiperinflación, falta de alimentos y medicina, sistema eléctrico caótico y mucha desidia por parte de los que conforman este gobierno”, escribe otro usuario de las redes sociales identificado como Xavier Alejandro.

Ante la hiperinflación que azota a Venezuela y mantiene con hambre a más de las tres cuartas partes de la población, realidad que niega Maduro y los personeros de su gobierno, se lanzó una medida desesperada de aumentar los sueldos y salarios de los trabajadores, en una proporción de más de 35 veces del sueldo anterior, llevándolo a la cantidad de 1.800 bolívares que ha calificado de “soberanos”, en búsqueda de aumentar su popularidad.

Pero no ha conseguido nada, y menos cuando ese aumento en menos de dos meses se lo tragó la inflación, al punto que el salario quincenal en estos momentos alcanza solamente para comprar un cartón de huevos y un kilo de carne, y según estimaciones del FMI a finales de año se habrá producido una inflación superior a varios millones por ciento.

La mayor parte del pueblo venezolano pasa necesidades por falta de alimentos y medicinas, y Maduro se niega a aceptar la ayuda humanitaria que ya han aprobado numerosos países para hacerla llegar a Venezuela, a pesar de que es la propia gente que reclama dicha ayuda. 

Al parecer, el Presidente ha llegado a la conclusión de que si acepta la ayuda humanitaria se declara como un Gobierno fallido y estaría obligado a renunciar por el peso moral del problema. En realidad, Maduro cae mal. No tiene ángel. Cada gracia que hace, le sale una morisqueta. Casi nadie lo aprueba.

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama