publicidad

Nostra Aetate

José Lombardi/Consultor/ @lombardijose
Traigo este acontecimiento histórico a colación, para tratar de entender que siempre es posible renovarnos y ser mejores como venezolanos, pero para poder lograrlo será necesario realizar un acto de contrición colectivo

El Concilio Vaticano II fue considerado históricamente importante por haber cambiado drásticamente la visión que tenían los católicos frente a los judíos, recordemos que antes de este concilio en la liturgia del Viernes Santo, todavía se hablaba de “los traidores judíos”, haber logrado este profundo cambio generó en la Iglesia católica un punto de inflexión sobre la visión que se tenía sobre este tema, asimismo significó la necesidad de asumir que la Iglesia debía estar en permanente reforma adaptada a los nuevos tiempos, lo que llamaron “Ecclesia Semper Reformanda”.

Fue tan grande el giro que se dio que hasta la “salvación” es posible fuera del cristianismo, incluso ateos y agnósticos siempre y cuando actuaran con su conciencia. Traigo este acontecimiento histórico a colación para tratar de entender que siempre es posible renovarnos y ser mejores como venezolanos, pero para poder lograrlo será necesario realizar un acto de contrición colectivo, aceptar que hemos cometido múltiples errores y así iniciar una nueva etapa que nos conduzca a una sociedad justa y llena de libertades, en donde todos tengamos igualdad de oportunidades, de tal manera que cada quien sea capaz de desarrollar sus capacidades.

El “bochinche, la viveza criolla y la corrupción” tienen que desaparecer de nuestra identidad como venezolanos, ante todo debemos volvernos a encontrar como hermanos, basados en el principio de la fraternidad (unidad honesta y desprendida) para posteriormente elaborar un proyecto común (Constitución) en donde todos los sectores del país estén representados, para finalmente comprometernos a caminar juntos cumpliendo lo acordado, un compromiso que garantice sea transmitido de generación en generación.

El venezolano debe tener como característica principal la responsabilidad frente a lo colectivo; una sociedad solo puede ser exitosa en la medida que sus integrantes internalicen que sus aspiraciones personales están condicionadas a las del colectivo, lo que el filósofo Maritain llamaba “el todo es superior a la parte” o lo que es igual al “bien común”.

Es el Estado y sus instituciones el garante del “bien común”, sin embargo, el Estado es una palabra vacía si este no está conformado por buenos hombres de dirección, lo que se conoce también como los líderes de la nación; estos hombres tienen que ser los mejores de la sociedad, para ellos es necesario exigir una rigurosidad formal para quien desee ocuparlos, Venezuela tiene que desmontar la falsa creencia de que los cargos públicos son para el enriquecimiento y aprovechamiento personal.

En la Venezuela actual estas líneas pudieran parecer una utopía romántica, sin embargo no podemos renunciar a ella; solo a través de pensamientos y acciones positivas podemos lograr resultados positivos, de tal manera que la apuesta frente a la adversidad siempre será la esperanza, los tiempos cambian y debemos adaptarnos a ellos. Venezuela reclama cambios y quizás hoy pueda ser el mejor día para comenzar; invito a todos los líderes de la nación, especialmente a los ubicados en el sector de oposición a dar el ejemplo, asumir un “mea culpa” y pedir perdón para posteriormente reagrupar fuerzas en función al objetivo superior: “Venezuela próspera y justa para todos los venezolanos”.

La transición en Venezuela está en curso; estamos en presencia de un gobierno fracasado y débil, sobreviviendo gracias a las torpezas del liderazgo opositor y de un puñado de naciones que se aprovechan de nuestras debilidades, incluyendo a un grupo de venezolanos en el exterior, que se alimentan de la desgracia interna, lograr el cambio es sencillo, depende únicamente de que reconozcamos nuestros pecados, pidamos perdón y reunifiquemos a la nación, el venezolano que esté libre de pecados que lance la primera piedra.

  

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama