publicidad

¿Porque petro y no bolívar?

Joise Morillo / Licenciado en Filosofía / Kao_joise@hotmail.com
¿Por qué promover un signo virtual (petro), sin respaldo físico en el erario nacional para nuestros desenvolvimientos comerciales, de carácter prioritarios e importantes ante el valor fiduciario representado por el bolívar? 

El control cambiario implementado por Luis Herrera Campins (28-2- 1983/10-2-1989) -después del Viernes Negro- para regular la entrega de divisas y administrar un sistema de tipos de cambio diferencial y controles de capital, fue el inicio de un fraude monetario que jamás había producido algún Gobierno nacional en contra de su propio pueblo.  

Para aquel entonces fue producto de ensayar los postulados que desde los años 60 habían exhortado los Castro de Cuba a los gobernantes venezolanos empezando con Rómulo Betancourt a lo cual, todos, hasta el ingenuo Luis Herrera Campins; habían rechazado. Ahora con el advenimiento de la razia Castro-chavista el Gobierno venezolano, se ha ponderado el más grande desastre cambiario en nuestra historia, creando caos y miseria.

Ante esto, existe un rango inmenso de hipocresía y poco nacionalismo, irónico e insólito con relación a nuestro signo monetario, pues el mayor reconocimiento al mérito del Libertador ha sido utilizar su nombre en éste; ¿por qué promover un signo virtual (petro), sin respaldo físico en el erario nacional para nuestros desenvolvimientos comerciales, de carácter prioritarios e importantes ante el valor fiduciario representado por el Bolívar? 

Primero, según Carlo Altini, uno de los propósitos de los gobiernos totalitarios apoyados en una ideología populista dizque soberana es cambiar los signos patrios, lo han hecho a saciar: Escudo, Bandera, etc., ¿Por qué no al Bolívar?  Luego, el espíritu del “socialismo” es destruir la iniciativa privada.

Entonces, ¿dónde está el espíritu bolivariano de este despotismo tiránico?  Roy Daza, interventor en los asuntos internacionales del Gobierno, afirma que Venezuela debe desembarazarse de la dependencia petrolera, pero, el mismo Gobierno trunca el desenvolvimiento productivo de la industria privada al limitar el comercio de divisas mediante controles asimétricos donde, los únicos beneficiados son sus adláteres, acólitos y enchufados identificados en los medios de obtención de las mismas. Para nadie es extraño el tráfico de influencias derivado de un nepotismo exacerbado y, tampoco que las comercialicen especulando con un –Dólar Today- mercado paralelo creado por ellos mismos. Que es un punto de la receta cruel –según Lameda- del Castrismo, impuesta a sus títeres traidores. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama