publicidad

El parto chavista

Ernesto García Mac-Gregor / Médico / garciamacgregor@gmail.com
El kit médico que le pedían en el Materno Infantil Socialista salía casi tan caro como la atención en el centro privado. El seguro de HCM que disfrutó durante tantos años no funcionaba, y el flamante Centro Clínico de tecnología de punta, estaba técnicamente cerrado

El amigo chavista se mostraba emocionado, pero al mismo tiempo preocupado por la proximidad del parto de su esposa. Ya el seguro de HCM que disfrutó durante tantos años no funcionaba. Lo eliminó el socialismo para evitar que los burgueses dueños de la Aseguradora y de la Clínica se enriquecieran con las necesidades del pueblo. De esa manera se combatía la desigual distribución de las riquezas que es la causa de la pobreza y se justificaba la implantación del comunismo igualitario. 

Los ojos se le brotaron cuando se enteró que el kit médico que le pedían en el Materno Infantil socialista salía casi tan caro como la atención en el centro privado. Pero mayor fue su sorpresa cuando se enteró, que debido al racionamiento eléctrico, falta de agua y de personal, el funcionamiento de estos ambulatorios y hospitales era intermitente en el mejor de los casos, y que probablemente, el día del alumbramiento la tendría que “ruletear” en su carro de centro en centro.

La angustia se le convirtió en desesperación ya que su carcacha estaba arrumada con el motor fundido hace tiempo y la reparación equivalía a 10 años de su sueldo con misiones incluidas, más el equivalente de 15 mil bolsas de CLAP bachaqueadas. Sin embargo, como la salud era primordial, optó por escoger el mejor hospital privado de la localidad. Pero el otrora flamante centro clínico de tecnología de punta, estaba sin aire acondicionado, sin agua, sucio, descuidado, vacío y técnicamente cerrado. 

En la sección de parto, los médicos oficialistas cursantes del curso exprés de Obstetricia se alegraron porque sería el primer parto que les tocaba. 

Le explicaron que los accionistas estafadores se negaron a invertir recursos cuando se enteraron que el centro sería expropiado y pasaría a manos de Barrio Adentro. Por su parte, los prestigiosos especialistas con cursos de posgrado en el exterior, emigraron en pos de los cochinos dólares imperialistas. 

Quiso buscar consejo y orientación en su mentor quien lo había introducido en el Socialismo del siglo XXI, pero le informaron que el pobre había sido acusado injustamente de un calumnioso y millonario robo en dólares y ahora vivía refugiado en un pueblito lejano llamado nariz o boca de ratón o algo así. Que oiga quien tiene oídos

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama