publicidad

El caos del Zulia

Juan Pablo Guanipa V. / juanpguanipa@gmail.com / @JuanPGuanipa
No le basta a este régimen haber destrozado la economía, la producción, la moneda, someternos a la hiperinflación. Pareciera que quieren vernos el hueso. Esto no es ya solo incapacidad. Es un plan sistemático con el propósito de quebrarnos como sociedad

El Zulia está sumergido en la peor desgracia, inimaginable para quienes no viven este martirio. No podemos estar tranquilos en nuestras propias casas pero tampoco al salir de ellas, porque sector al que llegamos, sector en el que nos atrapa algún “plan de administración de carga” que no es más que un racionamiento peor que el modelo cubano.

El día a día de los zulianos se define entre no poder trabajar porque no tenemos luz y no poder dormir porque no llegó la electricidad. Se come a oscuras –quienes todavía podemos comer–, los comercios siguen perdiendo y el tráfico se hace una pesadilla porque gracias a la crisis, casi ningún semáforo funciona. No hay alumbrado público y el mismísimo Puente Sobre el Lago de Maracaibo, es una guillotina para quienes lo transitan. No hay comunicaciones, porque las líneas telefónicas no sirven en lo absoluto y el acceso a Internet, un derecho humano, también está siendo violado.

Si sumamos la crisis de agua, que mantiene a la gente despierta para ver si llega o esperando un camión para llenar el tanque; la tragedia de nuestra gente viajando en chirrincheras, camiones de estacas, volteo y hasta en cavas; el pésimo servicio de aseo urbano, que nos ha hecho convivir con moscas, gusanos y ratas; la precaria provisión de gas por tubería o bombona. No le basta a este régimen haber destrozado la economía, la producción, la moneda, someternos a la hiperinflación. Pareciera que quieren vernos el hueso.

Esto no es ya solo incapacidad. Es un plan sistemático con el propósito de quebrarnos como sociedad y seguir viendo cómo “se salvan los que puedan”, mientras el resto se mantiene inerte, porque su voluntad se va resquebrajando. El odio que profesan es innegable y la rabia que sentimos los zulianos nos obliga a reaccionar ante el atropello al que nos siguen sometiendo.

¿Cómo se puede decir que se harán los cortes que sean necesarios? ¿Quién se cree Motta Domínguez para decir semejante idiotez? Necesario es que se vayan para el carajo los que llegaron al poder solo con el propósito de destruir a Venezuela. El pueblo unido, jamás será vencido. Que todo el Zulia se active en la protesta ciudadana.

La protesta es un derecho constitucional y es parte de la presión política, social, militar, internacional, que debe seguir realizándose para lograr que esta gente salga del poder y podamos recuperar al Zulia y a Venezuela. ¡Que el Zulia arrecho reclame sus derechos! ¡Es tiempo! ¡Es hora!

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama