publicidad

Exigencia de claridad y transparencia

Oswaldo Álvarez Paz / Exgobernador del Zulia / oalvarezpaz@gmail.com / @osalpaz
Nuestro respeto hacia esta dirigente crece progresivamente al ver coherencia entre lo que piensa, lo que dice y sus actuaciones concretas. No está sola. La solidaridad aumenta a lo largo y ancho del país. Estamos en la etapa definitiva para poder vivir en libertad y democracia

2018 llega a la mitad, en medio de enormes expectativas aún sin concretar. La inmensa mayoría de los presos políticos y militares siguen presos y la ausencia de una verdadera e independiente administración de justicia quizás sea la característica más deplorable del régimen actual.

Los responsables tendrán que responder por acciones y omisiones que han generado daños irreparables a las víctimas. Algunos con más de una década sometidos a la enorme tortura de vivir alejados de sus familiares y amigos, reducidos a calabozos y privaciones de lo elemental. Otros, con menos tiempo, pero iguales o peores situaciones, radicalmente contrarias al mínimo respeto que merecen sus derechos humanos.

A estas alturas no hay rectificación posible ni en lo político, ni en lo económico, ni en lo social ni con relación a la defensa de la soberanía nacional. Estamos en la etapa definitiva para poder vivir en libertad y democracia. Pero hay que asumir el reto con decisión irreversible. Estas y otras consideraciones me llevaron a acompañar a María Corina Machado en su reciente declaración de respuesta a Maduro y a las acusaciones que desde varios frentes oficialistas le hacen. 

Nuestro respeto hacia esta dirigente crece progresivamente al ver coherencia entre lo que piensa, lo que dice y sus actuaciones concretas. No está sola. La solidaridad aumenta a lo largo y ancho del país. Algunos pretenden descalificarla atribuyendo a sus acciones un interés protagónico presidencial. Mezquindad, envidia y miopía por parte de los pocos que, de esta manera, proyectan sus frustraciones y verdaderos propósitos. 

Prisioneros de una electoralitis aguda, de la conservación y ampliación de espacios de convivencia con el régimen, han abandonado la lucha por el cambio radical que Venezuela necesita y disparan más hacia los lados que hacia el frente donde se encuentra el enemigo real. Los desacuerdos son inevitables en una oposición hija legítima del pluralismo democrático. 

Lo he dicho varias veces. Pueden ser hasta útiles, en la medida en que no abandonemos la razón fundamental de esta lucha. Lo repito como recordatorio cuando entramos lo que parece ser la etapa final de este proceso. Me niego a ser parte de la coalición trágica de Cuba, Nicaragua, Bolivia y de los países extra continentales que abierta o encubiertamente son enemigos del pueblo venezolano.

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama