publicidad

Entre paros laborales y discursos delirantes este 5 de Julio

Armando J. Urdaneta Montiel / Economista / ajum69@gmail.com
Celebrar la libertad e independencia de la patria cuando se subsiste con salarios de esclavos, es un trago amargo difícil de digerir y una realidad indignante que resulta insoportable. ¿Quién trabaja o puede ir trabajar en dichas condiciones?

Este 5 Julio sin duda alguna será más desesperanzador y miserable que el de los últimos cinco años anteriores, sencillamente porque celebrar la libertad e independencia de la patria cuando se subsiste con salarios de esclavos, es un trago amargo difícil de digerir y una realidad indignante que resulta insoportable. No puede existir mayor contraste sociológico alguno para los ciudadanos de una nación que evocar la emancipación de los pueblos cuando se tiene el estómago vacío, o se muere de mengua por falta de medicamentos.

Por ello este 5 Julio los venezolanos una vez más, estaremos envueltos entre paros laborales totalmente legítimos y justificados; que si no trascienden a ser ¡indefinidos! no tendrán ningún sentido, y terminarán siendo rebasados por la parálisis total de la economía, hoy en progreso en forma involuntaria, producto de la destrucción del poder adquisitivo, la escasez de medios de pago, la desaparición del sistema transporte y el colapso de los servicios públicos, sencillamente porque ¿Quién trabaja o puede ir trabajar en dichas condiciones?.

En contraposición seremos receptores de los discursos delirantes de la élite de la izquierda recalcitrante y anacrónica cuya desgracia revolucionaria nos hemos calado en los últimos 19 años al frente del Ejecutivo nacional, y que nos ha condenado a la esclavitud y la miseria en nombre de la libertad y la igualdad.

Soberanía que según ello les permite darse la forma de gobierno que sea conforme a la voluntad general; pero que en realidad todo se trata de una gran farsa; porque si no como se explica que más del 15 % de la población haya emigrado y más del 80 % de la subsista con ingresos de pobreza extrema de un dólar a dos dólares al mes; no existe resultado electoral que respalde el caos existente antes narrado.  

 No obstante estos facinerosos de oficio terminarán como todos los años, rememorando la gesta independentista; señalando que la independencia es la capacidad y la voluntad de proponer lo nuevo; manipulando el pensamiento del maestro Simón Rodríguez dirigido a Simón Bolívar de “o inventamos o erramos. Este capítulo gris de nuestra historia republicana terminará como el de todos los regímenes socialistas de corte dictatorial, luego de usufructuar la riqueza de la sociedad, demostrando ser una fórmula perfecta para la tiranía y el totalitarismo, como garantías para la perpetuidad en el poder.

  

 

 

 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama