publicidad

Plan de recuperación económica, otro gatopardo de la revolución

Armando J. Urdaneta Montiel / Economista / ajum69@gmail.com
Si algo aprendieron del difunto gendarme, fue a sembrar expectativas con un lenguaje totalmente opuesto a lo que verdaderamente entrañan sus perversas intenciones. Pero en realidad se seguirá negando y obstaculizando cualquier posibilidad hacia el sector privado

En razón de este caos generalizado, producto de la corrupción, incapacidad e ineficiencia de quienes nos gobiernan, ahora se lanza un nuevo “Plan de recuperación económica” en pocas palabras, fundidos los 15 motores que nunca arrancaron desde hace dos años que fue anunciada su puesta en marcha, entre ellos, el “motor de hidrocarburos” y hoy Venezuela produce 700 mil barriles de petróleo menos que hace dos años; “motor agroalimentario”, se requieren 163 salarios mínimos para adquirir la canasta alimentaria básica; “motor farmacéutico”,  los enfermos renales, de cáncer y VIH mueren de mengua por falta de medicamentos y equipos de hemodiálisis, quimioterapias y radioterapias, sin contar los centenares de fallecidos por no poder comprar los medicamentos que requieren para sus tratamientos médicos, debido a los precios tan exorbitantes, como consecuencia de la inexistente producción nacional y la falta de importaciones porque no hay dólares, señores.

Eso solo por citar algunos de los pseudo-motores de la revolución, cuyos capos, si algo aprendieron del difunto gendarme, fue a sembrar expectativas con un lenguaje totalmente opuesto a lo que verdaderamente entrañan su perversas intenciones; para ello hagamos un poco de memoria con estos términos y frases: Plan de desarrollo integral, diversificación económica, polos y ejes de desarrollo; plan de producción socialista; fábricas de producción socialista; la marcha y la sobremarcha de los motores de desarrollo económico de la nación; los fundos zamoranos; las unidades de producción socialista cívico-militares, etc.

Toda una retórica inútil que solo ha servido para llenar los bolsillos de las élites de revolucionarias cercanos al poder; por ello debemos distinguir que la propaganda del régimen o el gatopardismo revolucionario lo que hace es cambiar de nombres, todo se trata de una gran y verdadera farsa. 

Pero en realidad se seguirá negando y obstaculizando cualquier posibilidad hacia el sector privado, de una producción eficiente y sostenida; una moderna logística de distribución de bienes y servicios; nuevos procesos de sistemas de comercialización; sistemas de costos, rendimientos y precios acordes con la realidad del mercado, consolidación de la organización productiva privada, seguridad ciudadana a los empresarios, industriales y productores, programas de  investigación y desarrollo para mejorar la productividad nacional, y una sustitución progresiva  de las importaciones, etc. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama