publicidad

Diplomacia de albañal

Marlon S. Jiménez García / Profesor Universitario / Marjimgar54@hotmail.com
Las relaciones diplomáticas se convierten inequívocamente en una “diplomacia de albañal”. Lo de Arreaza en la OEA fue deprimente, la lección que recibió del canciller de Chile, el Dr. Ampuero, se convirtió en un vivo ejemplo de lo aquí señalado

Es inverosímil y repugnante el nivel que ha alcanzado la diplomacia venezolana en el transcurrir gubernamental del régimen comunista en el poder. El “comandante eternamente enterrado” en un principio simuló en su accionar diplomático estar dispuesto a “respetar y asentir” el respeto a la institucionalidad existente en el concierto continental y mundial de organismos supranacionales como la OEA, ONU, entre otros, donde su filosofía de acción destaca por el compromiso de los países miembros a respetar los principios democráticos de manera integral y el respeto supremo a los DDHH.

Sin embargo, por la influencia política que Cuba tiene sobre el régimen comunista instalado, para desgracia de todos en Venezuela, convirtió al precitado “enterrado” en una pieza notable para radicalizar la postura contra esos organismos (OEA, ONU), porque ellos se oponen al modelaje político que la ideología comunista: autoritarismo, irrespeto permanente a los DDHH y a la pluralidad política, pretende soslayar ante el mundo civilizado. 

El engendro, que hoy de manera siniestra e ilegítima rige los destinos del régimen, desempeñó el cargo de “Canciller”, demostrando en el ejercicio del mismo una incapacidad enorme, un lenguaje procaz, soez, y repugnante que se ganó, casi por unanimidad continental, el mayor desprecio por sus actitudes en el rol que le fue impuesto. Esto lo llevó a fundar un modelo genuino, de verdadero sentido “revolucionario”, denominado por todos los demócratas del mundo como  “diplomacia de albañal”.

Venezuela, en plenitud democrática , la cual se expandió en la que los “asesinos comunistas” llaman la IV República, fue un genuino ejemplo de cómo a través de la “diplomacia racional e inteligente” se puede lograr grandes cosas, no sólo para su país, sino como protagonistas en el logro de la paz, la libertad y de los valores democráticos en la región y en el mundo; ejemplo de ello: Irribarren, Calvani, Bruni, Pietri, Zambrano, Velásquez, genios que coadyuvaron al engrandecimiento diplomático de Venezuela en todos los escenarios internacionales.

Las relaciones diplomáticas se convierten inequívocamente en una “diplomacia de albañal”, Delcy Rodríguez y Arreaza son sus representantes genuinos. Lo de Arreaza en la OEA fue deprimente, la lección que recibió del canciller de Chile, el Dr. Ampuero, se convirtió en un vivo ejemplo de lo aquí señalado. Definitivamente el comunismo es basura, corrupción, narcotráfico, terrorismo y una ideología basada en la mentira y en la muerte como principio en su filosofía de acción.   

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama