publicidad

En estado de parálisis total

Armando J. Urdaneta Montiel / Economista / ajum69@gmail.com
A los defensores del régimen se les olvida señalar de manera muy conveniente, que por ley y la Constitución de la República, la única moneda en la que se pueden realizar operaciones comerciales y financieras en territorio nacional es en bolívares, lo contrario representaría un delito

El país y su economía se encuentran prácticamente paralizados, por más que la élite gobernante se empeñe en negarlo, basta con contar la cantidad de barcos que llegan a cada puerto del país y comparar dicha cifra con lo anteriormente reportado hace 4 ó 5 años atrás; para confirmar  el estado de ruina en el que nos encontramos. Ello explica perfectamente los niveles de escasez y desabastecimiento existentes desde hace más de un quinquenio, todo ello debido al cada vez más menguado flujo de divisas (dólares) que es aprobado por el régimen gobernante para ser otorgado a través del Banco Central.

No obstante los facinerosos y parásitos de la política defensores de esta desgracia revolucionaria, insisten en señalar que el Estado no tiene porqué venderle los dólares de la cada vez más menguada renta petrolera al sector productivo privado nacional, para que este realice sus importaciones de bienes y servicios para comercializarlos internamente, así como de insumos y maquinarias (bienes de capital) para la producción, que ellos mismos deben generar su propia fuente de divisas, alegando que existen en el exterior más de 380 mil millones de dólares en manos de venezolanos, de los cuales por cierto muy convenientemente se les olvida señalar que buena parte pertenecen a la nueva boliburguesía.

Pero lo que a los defensores del régimen se les olvida señalar de manera muy conveniente, que por ley y la Constitución de la República, la única moneda en la que se pueden realizar operaciones comerciales y financieras en territorio nacional es en bolívares, lo contrario representaría un delito. Sumado a ello el alevoso y pernicioso control de cambio impuesto desde el año 2003, aniquila la producción nacional  encareciéndola al extremo y favoreciendo vía subsidio del tipo de cambio las importaciones.  

Si bien la solución es que buena parte de esos capitales retornaran al país, entonces dolaricen la economía, desnacionalicen la actividad petrolera, reformen la ley del Banco Central y devuélvanle su carácter mixto que existía antes de la ley de 1974, para darle mayor autonomía y punto señores, porque el estado de cataclismo económico en el que se encuentra el país, empeora cada vez; ello permitiría la llegada de nuevas inversiones al país sobre todo en el sector petrolero, flexibilizaría el nivel de las transacciones con el mercado internacional, coadyuvando a salir del foso en el que no encontramos.   

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama