publicidad

¿Transición hacia la democracia?

Jorge Sánchez Meleán / Economista / sanchezmelean@hotmail.com
Solo cuando el 70 por ciento de los venezolanos que rechazan a esta autocracia totalitaria se unan, con un programa coherente y racional, se habrá iniciado la transición hacia la democracia. En Venezuela no existe Estado de derecho

Los resultados electorales del 20-M, donde menos del 30 por ciento de los electores votaron por la reelección de Maduro, en medio de cifras de abstención sin precedentes, no necesariamente marcan el inicio de un proceso de transición hacia la democracia, como algunos afirman con ligereza. 

Debemos tener bien claro, que en nuestro país hay un régimen no democrático, que camina del autoritarismo consolidado a la autocracia totalitaria. En este tipo de regímenes, la minoría conculca los derechos de las mayorías, al revés de los regímenes democráticos donde las mayorías están obligadas a proteger los derechos de las minorías. 

En Venezuela no existe Estado de derecho. El capricho y el sectarismo de la oligarquía dominante se imponen por encima de todo y de todos. Este tipo de régimen no cree ni en la separación de poderes ni en la alternabilidad  en su ejercicio. Por ello, nunca se permiten elecciones libres, con transparencia y equidad. Al dialogo se le utiliza para ganar tiempo, sin intención de acatarlo. No es concebido como mecanismo para solucionar conflictos. 

Estos regímenes no escuchan a sus adversarios a los que consideran “enemigos” sino que simplemente los aniquilan. No creen en el pluralismo. Las elecciones del 20-M fueron, en consecuencia, fraudulentas y excluyentes. Solo podía ganar con árbitro parcializado, el candidato minoritario del Gobierno. La oposición mayoritaria fue sustituida por otra acomodaticia, oportunista e ingenua, resignada a cualquier atropello. 

En consecuencia, solo cuando el 70 por ciento de los venezolanos que rechazan a esta autocracia totalitaria se unan, con un programa coherente y racional, se habrá iniciado la transición hacia la democracia. Habrá que poner de lado todas las diferencias políticas, estratégicas y tácticas. 

La unidad democrática exige un liderazgo renovado, donde se conjuguen los liderazgos políticos, con los sociales y culturales de la sociedad civil. De nada vale la fuerza de la desobediencia civil que afloró el 20-M, si no se traduce en acciones contundentes y planificadas de la mayoría contra el autoritarismo totalitario que pretende eternizarse en el poder. Hasta que no actuemos unidos con objetivos claros y en diversos escenarios, la transición hacia la democracia no habrá comenzado. 

El régimen de Maduro nos seguirá entreteniendo con tácticas dilatorias y engañosas, en medio de una crisis que está acabando con la vida y el futuro de todos. No podemos perder más tiempo: es hora de recuperar la democracia.  

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama