publicidad

De la revolución a la reconversión del desastre

Armando J. Urdaneta Montiel / Economista / ajum69@gmail.com
Ahora creen que el pueblo es pendejo y no se da cuenta que con el maquillaje de la reconversión, quitándole tres ceros a la moneda ¡otra vez! van a solucionar el desastre aniquilador sembrado por la tesis comunista del Socialismo del siglo XXI a la economía nacional

Definitivamente si esta gentuza no abandona el poder, terminarán por arrasar con lo poco que medio funciona en el país, o peor aún con las instituciones o ciudadanos que han logrado sobrevivir a la cámara de gases revolucionaria, no dotada precisamente de agentes químicos letales; pero sí de un agente inflacionario, devaluacionista y de destrucción de la economía, que está aniquilando la vida de más venezolanos de lo que nosotros pensamos, por la malnutrición, el hambre y las pandemias.

Porque a pesar de la enorme diáspora de más de tres millones de venezolanos en los últimos dos años, hacia otras latitudes en especial las latinoamericanas, son muchos los que por razones económicas se les ha imposibilitado escapar de semejante desgracia social, ocasionada por esta anticristiana revolución chavista.

Se han dado el tupé de cargarnos con dos reconversiones monetarias en menos de 20 años, cuando en los 40 años anteriores de la Cuarta República no hubo ninguna, representando ello el reconocimiento de una devaluación de nuestro signo monetario de más de 1.000.000% en dicho período, y una inflación acumulada en el mismo orden; ahora creen que el pueblo es pendejo y no se da cuenta que con el maquillaje de la reconversión, quitándole tres ceros a la moneda ¡otra vez! van a solucionar el desastre aniquilador sembrado por la tesis comunista del Socialismo del siglo XXI a la economía nacional. 

Vaciaron las reservas internacionales operativas de la nación que en el año 1999 estaban en el orden de los 11 millones 800 mil  dólares, hoy en día no superan los 500 millones de dólares; planificaron con premeditación y alevosía el desmontaje de la industria petrolera existente desde el año 1976 al 2002, cuando entonces producía  tres millones 400 mil barriles diarios; para quebrarla y tenerla produciendo a duras penas un millón 500 mil barriles diarios; cuyos pasivos a corto plazo son mayores a sus activos a corto plazo, es decir sin capital de trabajo, mientras sus pasivos totales superan sustancialmente su patrimonio, el desastre financiero supremo en su máximo esplendor.

Por ello no resulta nada descabellado asumir taxativamente como cierto, el discurso de una de las máximas representantes de la secta gobernante, cuando en su delirio esquizofrénico estridente, dijo que matarían de hambre a todo aquel que no se pliegue a los mandatos del régimen, y que no abandonarían el poder así volvieran al país cenizas.   

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama