publicidad

Cambures y gasolina… ¡insólito!

Carolina Jaimes Branger / Periodista / carolinajaimesbranger@gmail.com
Según el propietario de la estación de servicio con quien conversé, se compra y vende la gasolina al mismo precio y PDVSA le reconoce al expendedor un margen de comercialización. Antes tenían los márgenes por la venta de lubricantes y aditivos

Ayer compré una mano de 16 cambures por 175.525,00. Cada cambur me costó la friolera de 10. 970,31 bolívares. De la frutería me fui a poner gasolina, donde un litro de gasolina de 95 octanos –la más cara- cuesta bolívares 6,00/l. La más barata, la de 91 octanos, cuesta bolívares. 1,00/litro. Llenar un tanque de gasolina de 50 litros con gasolina de 95 octanos cuesta 300 bolívares. Con lo que pagué por un cambur, ¡un cambur! se pagan los tanques de gasolina de 50 litros de casi 37 vehículos. Con mi mano de cambur completa podría pagar 585 tanques de 50 litros de gasolina de 95 octanos.  

No tengo claro si una gandola-tanque para transportar gasolina carga 36.000 o 37.000 litros. Asumiré la de 36.000 litros. El propietario de la estación de gasolina paga 216.000 bolívares por la gandola de 36.000 litros de gasolina de 95 octanos. Si fuera a hacer un trueque por cambures, necesitaría una mano de 20 cambures y no tendrían con qué darle el vuelto. Pero si se tratara de gasolina de 91 octanos, con mi mano de cambur podría pagar 4,9 gandolas de combustible: ¡algo cercano a 176.400 litros de gasolina de 91 octanos!

Según el propietario de la estación de servicio con quien conversé, se compra y vende la gasolina al mismo precio y PDVSA le reconoce al expendedor un margen de comercialización. Antes tenían los márgenes por la venta de lubricantes y aditivos. Ahora no.

"¿No ha observado lo que está sucediendo?", me preguntó. “Las estaciones de gasolina están cerrando porque el negocio es inviable”. Me explicó que el último margen de comercialización que reconoció PDVSA fue hace meses (quizás se refería al año pasado) para compensar únicamente los aumentos de los salarios de los empleados. Y añadió: “el último pago que recibí ya no me alcanza ni para pagar el consumo de electricidad recién facturado”. 

Le agradecí la paciencia, la información, me disculpé por haberle tocado un tema tan sensible y me fui pensando, pensando, pensando… ¿Quién en su sano juicio fletaría una gandola tanque para transportar cuatro cambures desde el lugar de llenado hasta una estación de servicio y vuelta? Esos cuatro cambures costaron 43.881,24 bolívares y si les agregamos los tres ceros de la reconversión monetaria del 2008, costaron  438.881.240 bolívares. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama