publicidad

El hombre nuevo con rostro y cuerpo famélico

Armando J. Urdaneta Montiel / Economista / ajum69@gmail.com
Lo que se les olvido decir de forma muy conveniente, era que ese hombre nuevo tendría como característica fenotípica e inocultable, el rostro y cuerpo famélico por la hambruna de la que sería presa 

Según los cultores del marxismo en Venezuela, buena parte de ellos por cierto, provenientes de las escuelas de sociología, filosofía e historia de las distintas facultades de las universidades autónomas, quienes no trascendieron en su formación intelectual del anacronismo discursivo de la lucha de clases, los manifiestos del foro de Sao Paulo, el pensamiento único, la economía comunitaria entre otros; así como de la asidua  lectura y difusión de los bodrios literarios, de las Venas Abiertas  de América Latina, el manifiesto comunista, la tesis de la teoría de la desconexión y el Capital etc.

En sus propuestas para la construcción el Socialismo de siglo XXI según el gendarme de Sabaneta de Barinas, se encargaron de desarrollar una serie de conceptos como el del hombre nuevo, el cual era una parte fundamental en la arquitectura del modelo socialista para transformación de la sociedad, en una colectividad donde existiese un equilibrio entre la praxis y la  teoría revolucionaria, donde se eliminasen los vicios del capitalismo liberal, y en el cual el  bienestar colectivo estuviese por encima del individual, era allí entonces donde surgía  la génesis del hombre nuevo.

Pero lo que se les olvido decir de forma muy conveniente, era que ese hombre nuevo tendría como característica fenotípica e inocultable, el rostro y cuerpo famélico por la hambruna de la que sería presa, a consecuencia del decantado y mil veces pronosticado fracaso del modelo socialista, el cual  no solo extermina el bienestar individual, sino también el colectivo.

Esclavizando a la ciudadanía a un modus vivendi muy similar a la Venezuela rural con carencias de todo tipo, condenando a ese tan rimbombante nombrado, y construido filosóficamente y sociológicamente  hombre nuevo, a la terrible desaparición  física por razones de desnutrición o mengua, debido a la carestía de alimentos y medicamentos. Porque el comunismo totalitario donde se ha aplicado el resultado siempre es el mismo; destrucción física y moral del ser humano, sobre todo esta última por razones de supervivencia, como la prostitución, trata de blancas, robo, hurto entre otros.

Lo que sin duda alguna termina resumiendo en cuatro palabras el extenso o menguado vocabulario presente en la psiquis del ser humano, emigración, desesperación, abdicación o lucha, como elementos fundamentales en su capacidad resolutiva, siendo esta última la única esperanza de encontrar una luz al final del túnel, cuya longitud resulta una completa incertidumbre.   

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama