publicidad

Doble naturaleza, dos o más naciones en una

Víctor Vielma Molina / Educador / victormvielmam@gmail.com
  En la actualidad, los ejemplos de asesinatos y masacres, huelgan. Un estudio consciente sobre la situación del país, por parte de los actuales actores políticos, ayudaría a reorientar políticas y a evitar hechos que lamentar

Lo que nace de la arbitrariedad, la usurpación y la ilegalidad siempre será fraudulento y sombrío, aunque al objeto del delito, lo traten de ocultar detrás de todos los soles de las galaxias. El delito -además de dejar evidencia de imposturas- genera caos, desdicha y perversidad. Todo mundo lo sabe: La Asamblea Nacional Constituyente nace de un acto, insolentemente, espurio.  Maduro, despoja al pueblo de Venezuela del privilegio de ser “depositario del poder constituyente originario”. 

Todo el mundo quiere que la crítica crisis política, social y económica que tortura al pueblo venezolano, se resuelva de manera civilizada. Pero Maduro conduce al pueblo hacia la más peligrosa de las celadas. Su Gobierno -en clara segregación política- no quiere ver, escuchar ni oír a la oposición. En su unilateral agenda de odio, no ampara sus derechos. Por ello los difama, los persigue, los encarcela y asesina. 

En Venezuela no existe legalmente la pena de muerte; pero los gobiernos de turno, de hecho y sin derecho, se reservan la admisión de la vida de nuestros connacionales. En la actualidad, los ejemplos de asesinatos y masacres, huelgan. Maduro mata al socialismo y al pueblo con hambre y represión.

Los pueblos, cuando confirman que son engañados por sus gobernantes, se convierten en masa ciega y sorda. De tal manera, siempre el futuro camina sobre el presente. Un estudio consciente sobre la situación del país, por parte de los actuales actores políticos, ayudaría a reorientar políticas y a evitar hechos que lamentar. 

Quienes inutilizan la política y llevan a los pueblos a la guerra, por lo general, no van al campo de batalla. Solo el carácter moral de verdaderos sabios de la política, que amen al país, podrán sentarse -frente a frente- a resolver el conflicto. Sería una estupidez, alimentar inicialmente a la industria bélica, a los “perros de la guerra” y a los misántropos que se deleitan con sangre. 

¿No sería más sano y una acción altruista -que antes de provocar la muerte de millones de seres humanos- se sentaran, con el país por delante, a refrendar la paz y la convivencia? Todo gobierno, como es natural, viene de una de las partes confrontadas de su país. Su deber es conciliar, activar los vínculos de concordia, porque: “cada pueblo, cada nación -como lo entendía el neogranadino Miguel Antonio Caro (1843-1909- encierra una doble naturaleza”. De tal modo, a esta doble naturaleza, deberíamos entenderla y protegerla. 

 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama