publicidad

Entre apagones y bajones

Juan Pablo Guanipa / Dirigente de Primero Justicia / juanpguanipa@gmail.com / @JuanPGuanipa
En el Zulia la electricidad era el mejor de todos los servicios públicos, podíamos tener algunas fallas o quejas, pero el servicio funcionaba muy bien. La Planta Ramón Laguna no genera ni siquiera un megavatio desde hace mucho tiempo 

Aunque se haya difundido aquella frase según la cual los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, me atrevo a afirmar que los venezolanos no merecemos tener esta desgracia de Gobierno. Por muchos pecados que hayamos cometido como sociedad, no podemos aceptar que merezcamos esta suerte de desidia, ineptitud, corrupción, tiranía, que hoy desgobierna a nuestra patria. 

Uno de los asuntos que más molestias y daños está generando en todo el país es la crisis eléctrica. Su gravedad está llegando a nivel de colapso. En el Zulia la electricidad era el mejor de todos los servicios públicos, podíamos tener algunas fallas o quejas, pero el servicio funcionaba muy bien. Enelven era una empresa del estado pero se manejaba como privada, no había injerencia partidista en su funcionamiento y tenía exigentes estándares de operatividad. Se planificaba y se hacían inversiones que permitían estar preparados para contingencias. El mantenimiento del sistema era constante y efectivo.

Hoy el panorama es desolador. A continuación transcribo información fidedigna de cuyo origen doy fe, que aporta datos reveladores: “La generación de electricidad en el Zulia está en el suelo. La planta Ramón Laguna no genera ni siquiera un megavatio desde hace mucho tiempo. Termozulia apenas está máximo a 35 % de producir la electricidad que indica su capacidad instalada. 

De las cinco líneas de transmisión del interconectado que llegan al Zulia, solo funcionan tres. De los dos cables sublacustres de 230KV, solo funciona uno. El cable que cruza el Lago fijado a la estructura del Puente no funciona desde hace mucho y las torres que permiten sostener las dos líneas de 400KV están muy corroídas y carecen de mantenimiento.

Los incidentes en las subestaciones son la consecuencia de la falta de monitoreo, porque en la mayoría de esas instalaciones las “remotas” no están funcionando y por eso es imposible que detecten cuando ocurren fallas. La clave del problema es: mantenimiento, labores que no se hacen desde hace mucho tiempo. No es entonces un sabotaje lo que sufre nuestra industria eléctrica. Es el resultado de una nefasta gestión que ha destruido el sistema y que ha destruido, en todos los órdenes, al país. 

Nuestro país pasa por el peor momento de su historia. Quienes ejercen el poder se han ensañado con los ciudadanos y nos han sometido a las peores humillaciones que podamos haber sufrido. Así que mucha fuerza, esperanza, lucha, para liberar a Venezuela. Tengo la convicción, que de esto saldremos y de que a todos nos corresponde hacer aportes para recuperar nuestra patria.

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama