publicidad

Ensayo y error

Diego Lombardi/Economista/ diego.lombardi.boscan@gmail.com/ @lombardidiego
  En el ámbito de la innovación esa visión ha sido sustituida por lo que se denomina “iteración”, que no es otra cosa que ir probando soluciones, analizando su resultado, corrigiendo, y volviendo a plantear una solución mejorada

Las cosas no siempre salen como se espera en el primer intento, de hecho por lo general no ocurren exactamente como se tenía previsto. La exactitud con la que ocurren los eventos en función de lo esperado está sobrevalorada, y pocos se atreven a reconocer que muchas veces el éxito depende más de la capacidad de ir adaptando lo planificado a las circunstancias, que de una fórmula precisa que condujo a dichos resultados. Claro que presentar un plan de acción en dichos términos no es tan elegante como hacer creer que se tiene muy clara la ruta a seguir.

En los negocios esa diferencia se encuentra entre los que proponen siempre tener una planificación claramente definida o también un llamado plan de negocio, en ambos casos sostenidos sobre supuestos muchas veces irreales. En el ámbito de la innovación esa visión ha sido sustituida por lo que se denomina “iteración”, que no es otra cosa que ir probando soluciones, analizando su resultado, corrigiendo, y volviendo a plantear una solución mejorada, y que en términos coloquiales se podría llamar “ensayo y error”.

¿Pueden los partidos políticos innovar? ¿Pueden los políticos ser innovadores? La respuesta es sí, de hecho es tan simple como aplicar el método antes descrito. Si en los procesos de iteración en la innovación no se aprende de las fallas y se van corrigiendo no se avanza, lo mismo ocurre con el método científico.

En la situación actual en Venezuela, cuando se anuncian nuevas elecciones con condiciones similares a las de los últimos procesos, de nuevo la oposición (todas las personas que la conforman) se debate entre si ir a votar o no. La respuesta correcta la dará el resultado final de la estrategia que se adopte, si se vota y no pasa nada habrá sido una estrategia errada, si no se vota e igual no pasa nada también será una estrategia errónea. 

En este punto habría que preguntarse qué tiene de distinto Henri Falcón, de lo que antes ha ofrecido la MUD. En primer lugar que no viene del núcleo de dicho organismo, de hecho no es bien visto por este. En segundo lugar, que pudiera contar con la simpatía de muchas personas vinculadas afectivamente al Gobierno (anterior), incluso tener cierta ascendencia en el mundo castrense. ¿Cuál es su debilidad? Que hay quienes piensan que es un “Caballo de Troya”. Así, al final la decisión que cada quien tome será una especie de acto de fe, y no estará más que ensayando y ojalá no errando.       

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama