publicidad

Ironía electrizante

José Aguilar / Ingeniero Eléctrico / jgasaguilar@hotmail.com
  Los problemas no se resuelven hasta tanto no se extirpe el tumor maligno, cuya raíz está acabando con Venezuela. Con este régimen no se puede negociar, no se le puede asesorar, y quienes lo hagan no entienden el problema

En las próximas cuatro semanas, Venezuela transitará por las menores demandas eléctricas de este año, sin embargo el SEN, Sistema Eléctrico Nacional, demuestra una preocupante incapacidad para suministrar sin bajones y apagones un servicio eléctrico decente. La causa raíz no es otra cosa que el régimen que dirige la nación. No son más plantas (tenemos más que suficientes), no son más auto-transformadores aquí o allá, nada se arreglará como debe ser, mientras el país no cambie de rumbo político y tiene que ser un cambio profundo.  

Por donde se mire la situación del SEN, ésta atraviesa el peor período de su historia: el servicio se desmorona en toda su cadena de valor e incluso la materia prima complementaria a las fuentes hidrológicas, y los combustibles para la electricidad son insuficientes para las plantas termoeléctricas, porque el cáncer del país no está solamente en la estatal eléctrica, está también en PDVSA y en todo lo que los ocupantes de Miraflores tocan.

En ningún estado se presenta esta situación tan grave como en el Zulia. La tierra del Sol Amada, que le dio la era de los hidrocarburos al país, carece del suficiente combustible para sus plantas eléctricas. El volumen de gas disponible es pírrico, el costoso gasoil es insuficiente y el fuel oil, no tienen dónde quemarlo, pues la Planta Ramón Laguna está en abandono total 

¿Cómo salir de esto? Como sociedad tenemos que ponernos los pantalones largos y luchar. Los problemas no se resuelven hasta tanto no se extirpe el tumor maligno, cuya raíz está acabando con Venezuela. Con este régimen no se puede negociar, no se le puede asesorar, y quienes lo hagan no entienden el problema o son ilusos o son parte del mismo y no de la urgente solución que la nación junto a las próximas generaciones nos reclaman. Quienes diagnostican mal un problema, difícilmente son los indicados para resolverlo.  

Es hora de actuar, asumamos el reto sin reservas de ir hacia una transición para reinstitucionalizar la nación, es por la próxima generación, no es por la próxima elección. ¡Manos a la obra que si se puede! 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama