publicidad

¡Feliz Año 2018!

Jorge Sánchez Meleán / Economista / sanchezmelean@hotmail.com
Haciendo los mejores votos por el bienestar de todos, les deseo una Feliz Navidad y un año nuevo lleno de esperanzas y logros, donde la ética, la doctrina y la ideología en la actividad política, nos hagan una sociedad más justa y más humana

Culmina un año que pasará a la historia por las violaciones más graves a las normas, principios y derechos básicos de los venezolanos. Es necesario entonces recordar, que ni ayer, ni hoy ni mañana, es posible hacer política sin subordinarla a la ética. Además, aquella debe fundamentarse en una doctrina y en una ideología. 

La política debe basarse en un programa abstracto de acción que es la doctrina. Es ella la que da sentido a la acción política. Da claridad y coherencia a los valores y principios que orientan la acción. Pero la política y los políticos, requieren además, de una Ideología. Esta es el conjunto de creencias sobre el mundo, el hombre y la sociedad. 

Es un sistema de proposiciones, en base a una doctrina, que responde a las aspiraciones de una sociedad en un momento concreto de su evolución. De allí, que cuando aspiramos a dar al país un nuevo rumbo en 2018, sea bueno reafirmar, que solo cuando la ética, la doctrina y la ideología se conjugan en la actuación política, es posible formular un programa coherente con objetivos políticos, sociales, económicos y culturales que guíen la  acción. 

La actividad política se ha convertido en un negocio donde los resultados de una encuesta, privan sobre la ética, la doctrina y la ideología. Muchos de nuestros políticos de gobierno y oposición, no saben lo que son, ni mucho menos lo que piensan. En nombre del soberano  pueden mentir y hacer con la Constitución lo que les dé la gana y les convenga. Y todo ello se agrava, cuando el Sistema político es cada vez más incapaz para  resolver los problemas colectivos. 

La paciencia de los pueblos tiene su límite. Por todo ello, la única manera de elevar el tono moral de la República, es subordinando la política a la ética, mediante organizaciones que tengan bien claros sus principios doctrinarios y su ideología, y actúen en consecuencia. De lo contrario, la política se degradará y se convertirá en un simple negocio. 

En la Venezuela de hoy corremos el riesgo de dejar de ser una República, como aspira la mayoría, para convertirnos en una monocracia totalitaria y marxista como solo lo quiere la minoría. Haciendo los mejores votos por el bienestar de todos, les deseo una Feliz Navidad y un año nuevo lleno de esperanzas y logros, donde la ética, la doctrina y la ideología en la actividad política, nos hagan una sociedad más justa y más humana. ¡Feliz año 2018!

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama