publicidad

Alternativas a la dictadura del dinero

Nazaret Castro / Periodista / ccs.org.es
Algunos estiman que la tercera parte de la comida que se produce en el mundo es desperdiciada. Un absurdo que toma dimensiones inhumanas si se tiene en cuenta que mil millones de personas pasan hambre en este mismo planeta, a la vez generoso y limitado

Surgen cada vez más alternativas al consumo monetarizado e irresponsable. ¿Pueden ser una solución? Tal vez no bastan para escapar del sistema, pero ayudan a que la mente, manipulada por el mantra del consumo y la tarjeta de crédito, se abra a nuevos horizontes y entienda que el canje monetario no tiene por qué ser la única vía de intercambio económico.

El movimiento freeganista propone vivir de lo que ya fue comprado. Los freegans dicen que es una filosofía de vida, y el movimiento critica el desperdicio incardinado en la base misma del sistema. Algunos estiman que la tercera parte de la comida que se produce en el mundo es desperdiciada. Un absurdo que toma dimensiones inhumanas si se tiene en cuenta que mil millones de personas pasan hambre en este mismo planeta, a la vez generoso y limitado.

Así que los freegans se preguntan: si sólo con la comida que tiran los supermercados se puede uno alimentar bien, ¿para qué gastar dinero en beneficiar a las multinacionales del negocio agroalimentario, cuyos métodos en materia medioambiental y de condiciones laborales son sospechosos?

Hay voces críticas que muestran las contradicciones de un movimiento surgido en familias antes acomodadas que rebuscan entre la basura; el eterno debate en torno a las clases medias que abanderan las causas de la izquierda. Pero es un movimiento que pone de relieve las contradicciones y absurdos del sistema.

Por su parte, las grafiterias o ferias de intercambio proponen reuniones en las que cada uno deja lo que no necesita, y si quiere, se lleva algo que sea de su agrado. Lo principal aquí es que, a diferencia del trueque, no existe una reciprocidad. Uno puede llevar decenas de discos, libros y ropas y no recoger nada a cambio, o a la inversa, llegar sin nada y llevarse algo puesto.

En ocasiones, estas iniciativas llegan a crear su propia moneda. Es el caso de la moneda las cosas se complican tanto que los billetes comienzan a escasear, siempre acabamos recurriendo al trueque de siempre. Son iniciativas muy distintas, pero tienen en común un mismo hilo conductor: pretenden escapar de la dictadura del Dios dinero. 

Tal vez no sea todavía posible huir del sistema, de la necesidad impuesta de tener una cuenta bancaria. Tal vez son gotas de agua en medio del océano. Pero, como diría la Madre Teresa de Calcuta, “si la gota le faltase, el océano la echaría de menos”. 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama