publicidad

Dónde escondieron mi país entrañable

MgS. José L. Zambrano P. / Dir. de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani” / zambranopadauy@hotmail.com / @Joseluis5571
  Sé que hallaremos pronto al país de las palmeras alegres, los médanos sonrientes y las cascadas bailarinas. Tarde o temprano diremos “Venezuela”, con la boca rebosante de porvenir y con las ideas claras para ajustar las cuentas con la prosperidad

Se perdió mi país. Lo busqué debajo de la almohada, entre los sueños entrañables y los recuerdos nostálgicos. Pero sólo había despojos de una reminiscencia. Un suspiro extraviado en una lágrima. Un luto agrio por la pérdida.

Hallé un pedazo de él, agónico en un libro de historia, sucumbiendo por el abandono; derruido, trastornado y comprimido entre las páginas revueltas y marchitas de los malos tiempos. Le habían borrado sus hitos y privilegios. Le habían mancillado sus proezas del pasado. Estaban embalsamadas sus buenas virtudes y desparramadas sus bonanzas.

Sólo quedaba un paisaje erosionado por la hecatombe. Descarriado de su destino provisorio. El polvo yace adherido a la palabra “futuro”, descuajada de un pesimismo obligado por una tiranía enmascarada de sentencias legales. Los avances quedaron estancados en el siglo pasado, cuando la innovación llegaba por barco y se inauguraban los privilegios por ser cabeza de Sudamérica.

Era un país noble, con sus brazos abiertos y amplios para los desesperados, quienes veían como el mejor nicho a la tierra de Bolívar, para edificar sus sueños precursores. Pero hoy es la tierra de los despavoridos; de los que huyen sin biografía, perdiendo la tradición y aprendiendo a ser extranjero, tragando el sabor amargo de la nostalgia. Hay un huracán que se hace eterno y no cesa su tormenta arremolinada para hacer comunes los estragos. 

Los valores y la prosperidad están hundidos en el bosque del tiempo y en la geografía dispersa de una nación ajena, sólo parecida a una isla enclavada en un archipiélago del Caribe. Teníamos la mejor televisión de la mitad del hemisferio. Hoy los pocos canales que quedan, están sumidos a esconder las noticias nefastas y a aceptar las amenazas de los destructores de la nación.       

Pero somos un territorio donde siempre se plegó la fe por hábito y convicción. No existen catástrofes interminables, ni voracidad sin contusiones digestivas. Sé que hallaremos pronto al país de las palmeras alegres, los médanos sonrientes y las cascadas bailarinas. Las soluciones aparecerán cuando la valentía tomé la decisión extrema de hacer valer sus argumentos. Tarde o temprano diremos “Venezuela”, con la boca rebosante de porvenir y con las ideas claras para ajustar las cuentas con la prosperidad. Sé que el mañana aprendió su lección.   

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama