publicidad

El problema no es el tipo de cambio sino el cambio del tipo

Armando J. Urdaneta Montiel / Economista / ajum69@gmail.com
Las oclocracias cleptocráticas gobernantes, tienden primeramente a endeudarse en divisas para cubrir la escasez de dólares, y cuando esta medida se agota empiezan a caer en condiciones de impago

Definitivamente cuando las tiranías están arruinadas que no hayan de dónde sacar un dólar, lo que buscan es ponerle las manos a la remesas de divisas, las cuales pudieran ser legales si el BCV pagara un precio (tasa de cambio) ajustado a la realidad, que no es otra cosa que el cociente de dividir los pasivos del BCV (Base monetaria) entre el nivel de reservas internacionales líquidas (operativas); pero cuando dicho organismo hace todo lo contrario, pretendiendo pagar un tipo de cambio irrisorio que dista mucho de la relación demanda y oferta de divisas del mercado, o una medida proxy como la señalada anteriormente, dichas remesas pasan por debajo de la mesa, mediante transacciones bancarias, operaciones en casas de cambio, o de manera líquida a través de intermediarios que entran y salen del país, a través de puertos, aeropuertos y fronteras terrestres en mercados de ilegales de dinero.

De manera que el tipo de cambio es solo el resultado de una política cambiaría errada, mediante controles del tipo de cambio de carácter restrictivo y una política monetaria expansiva obscena, donde la segunda anula efecto de la primera, por la sobrevaloración del tipo de cambio que se genera, el cual solo puede sostenerse mediante la pérdida de activos en reservas, mientras el saldo de las transacciones de la balanza de pagos es superavitaria, de lo contrario se produce una caída en picada del saldo de la reservas internacionales y una destrucción del ahorro de la nación, el cual es fundamental para garantizar el pago de las importaciones, el pago del servicio de la deuda externa y el respaldo del dinero circulante en su función como reserva de valor.

Cuando el nivel de las reservas internacionales llega a ser tan bajo, la balanza de pagos es deficitaria en todas sus cuentas. La oferta monetaria ha crecido desproporcionalmente para financiar el gasto público oprobioso, y el tipo de cambio aumenta exponencialmente debido a la creciente relación (Base Monetaria/Reservas operativas). Las oclocracias cleptocráticas gobernantes, tienden primeramente a endeudarse en divisas para cubrir la escasez de dólares, y cuando esta medida se agota empiezan a caer en condiciones de impago, primeramente de su deuda comercial internacional a corto plazo y posteriormente en el servicio del pago de los  bonos de la deuda externa de la nación, cayendo en absoluto default, primero selectivo y luego generalizado hasta declararse en quiebra.     

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama