Armas entregadas por Occidente a Ucrania terminarían en el mercado negro

Agencias / [email protected]
Los países occidentales han entregado a Ucrania tanques, piezas de artillería y otros equipos militares para hacer frente a la invasión militar rusa

Foto: Agencias

Rusia aseguró este martes 5 de julio que una parte de las armas entregadas por los países occidentales a Ucrania han terminado en el mercado negro o en países de Medio Oriente, pero no presentó ninguna prueba en apoyo de su alegación.

Los países occidentales han entregado a Ucrania tanques, piezas de artillería y otros equipos militares para hacer frente a la invasión militar rusa.

Según el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, Occidente ha entregado más de 28.000 toneladas de armas a Ucrania con el objetivo de "prolongar el conflicto" y desangrar a Rusia.

"Algunas armas extranjeras que Occidente está entregando a Ucrania se están extendiendo por la región de Medio Oriente y también ingresando al mercado negro”, afirmó en un discurso retransmitido por televisión.

Tras enfrentarse a una feroz resistencia en el norte de Ucrania y alrededor de Kiev, Rusia concentró sus fuerzas en el este, donde suma varias victorias en los últimos días y el presidente ruso Vladimir Putin ordenó el lunes a sus tropas proseguir la ofensiva. Moscú quiere tomar el control de toda la región de Dombás, informó AFP.

Los ataques rusos "continuarán hasta que los objetivos puestos por el comandante supremo en jefe (Putin) sean alcanzados completamente", señaló Shoigú.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad  y WhatsApp https://bit.ly/3kaCQXh.  Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama