Madre encuentra en Noruega a hijo secuestrado hace 32 años en Bogotá

Agencias / [email protected]
Ana Jiménez estuvo más de tres décadas buscando a Jonathan, quien el 25 de septiembre de 1987 desapareció del jardín de su casa, en el occidente de Bogotá

Foto: Agencias

Hace 32 años la familia Jiménez vivió en Bogotá la desaparición de uno de sus integrantes. En 1987 Jonathan Jiménez fue raptado en el barrio Minuto de Dios y 32 años después, su hermano Juan lo encontró en Noruega con sus padres adoptivos.

El pequeño Jonathan Jiménez de tres años, jugaba con su hermano Alfonso en el jardín de su casa en el occidente de la capital colombiana el 25 de septiembre de 1987, cuando un hombre se acercó, lo invitó a comprar dulces a una tienda y sin que el niño opusiera resistencia se lo llevó sin dejar rastro.

Su hermano Juan Jiménez observó la escena desde una ventana del segundo piso de la casa, pero con la inocencia de sus siete años no le pareció extraño que un conocido de la familia se llevará al niño. 

Juan y Jonathan son hermanos de diferentes padres y aseguran que quien raptó al entonces niño de tres años fue un amigo del padrastro de ambos. La excusa del señor para sacar al niño de la casa fue para ir a comprar dulces. Después de eso la familia Jiménez nunca supo nada más de él.

Siete años después el hombre que raptó a Jonathan Jiménez reapareció en la casa y confesó que, por órdenes de la pareja de Ana se había llevado al pequeño, aunque suministró una información falsa al asegurar que había sido dado en adopción a una familia de Estados Unidos.

Juan escuchó la confesión en 1994 y se propuso como meta de vida encontrar a su hermano, una misión que solo pudo empezar años después cuando viajó a Estados Unidos en donde estudió actuación y trabajó como actor.

"Yo creo que por eso era mi obsesión de siempre querer ir a Estados Unidos, yo siempre decía, yo voy a ir a Estados Unidos, yo voy a ir a Estados Unidos", recordó Juan en la sala de su casa en Bogotá, en donde graba videos permanentemente para documentar su historia y hacer una película.

"Supongo que fue una promesa, crecí viendo a mamá sufrir tanto, así que siempre quise darle felicidad, hacer algo por ella, ver a tu mamá sufriendo de esa manera, supongo que ese fue mi gran deseo, tratar de hacer algo en esta situación, poder encontrar a mi hermano para mí sería el mayor regalo", afirmó.

Juan recuerda que en Estados Unidos conoció a través de una revista el código de vida del famoso actor Denzel Washington y que su vida tomó otro rumbo. Dice que comenzó a leer la Biblia y construyó una fe inquebrantable que le permitió completar lo que parecía ser una misión imposible.

Prueba infalible 

Como parte de sus esfuerzos para encontrar a Jonathan Jiménez, Juan viajaba cada año a Colombia en busca de pistas y aunque logró localizar por una red social al hombre que raptó a su hermano, cuando intentó reunirse con él fue tarde, había muerto.

A mitad de 2018, recibió un correo electrónico de una compañía de ADN que decía que estaba dando kits a personas que quisieran encontrar algún familiar.

Él contó su historia, quedó seleccionado, le enviaron el kit y funcionó. Meses después, en diciembre de 2019, recibió un mensaje de John, un abogado de 34 años residente en Noruega que se había sometido a la prueba de ADN y dijo que había sido adoptado en Colombia a los cuatro años.

"El resultado sugiere que eres mi medio hermano, tío o sobrino, así que a menos que tú también seas adoptado, ¡parece que estoy muy cerca de encontrar más información sobre lo que me pasó en Colombia en los años 80", aseguraba el mensaje.

El pequeño raptado en un sector de clase media de Bogotá había aparecido en otro continente. Jonathan dijo que creció con la convicción de que había sido abandonado en una calle por sus padres y llevado a un orfanato que lo entregó en adopción.

En enero de 2020 Juan se desplazó a Noruega en donde se reencontraron y emprendieron juntos el viaje a Colombia.

"Siempre quise encontrar a mi familia, y estaba muy feliz de haberla encontrado", aseguró Jonathan. "Fue duro para mí pasar toda mi infancia sin saber de mi familia biológica".

Atrapado en Colombia por el bloqueo del coronavirus en una visita el año pasado, el joven estudió español y celebró los 29 cumpleaños que su familia colombiana se perdió.

"Nunca podremos recuperar los 32 años que perdimos, pero podemos hacer que los próximos 30 sean los momentos más increíbles de nuestra vida", afirmó Jiménez

 

Fuente: Reuters

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://chat.whatsapp.com/LafE09hq1bT278v7V03S2d. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected]dad.com o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama