publicidad

Brasil luchará en Consejo de DDHH para no legitimar régimen venezolano

EFE / Río de Janeiro / diariolaverdadweb@gmail.com
El Gobierno brasileño anunció que luchará para impedir que la elección este jueves de Venezuela como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU pueda legitimar de alguna forma la "dictadura" del presidente Nicolás Maduro

(Foto: Archivo) 

El Gobierno brasileño anunció que luchará para impedir que la elección este jueves de Venezuela como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU pueda legitimar de alguna forma la "dictadura" del presidente Nicolás Maduro.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil atribuyó dicha elección en un comunicado a las deficiencias del sistema multilateral.

Afirmó que la misma muestra que aún hay mucho por hacer para que la comunidad internacional se conciencie del estado "catastrófico" de los derechos humanos en Venezuela.

En la nota, en la que destacó su "importante" y "justa" victoria al ser reelegido como miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Cancillería brasileña dijo que "infelizmente" la Venezuela "del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro" fue elegida para la segunda silla en el organismo reservada para los países latinoamericanos.

"Tal hecho revela que aún hay mucho por hacer para concienciar a la comunidad internacional sobre el estado catastrófico de los derechos humanos en ese país y muestra las deficiencias del sistema multilateral en el área de los derechos humanos, por cuya corrección Brasil trabajará", según la Cancillería.

Brasil actuará para que el ingreso de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU "en este momento no se convierta, en ninguna hipótesis, en un factor de legitimación de la dictadura de Maduro", agrega.

Brasil y Venezuela fueron elegidos este jueves para ocupar los asientos que representan a Latinoamérica en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La candidatura venezolana se impuso en las elecciones celebradas en la Asamblea General de Naciones Unidas a la de Costa Rica, lanzada a última hora con el objetivo explícito de tratar de impedir que el gobierno de Nicolás Maduro se hiciese con un escaño.

Brasil obtuvo 153 votos de los 193 países de la ONU y Venezuela se quedó con la segunda silla al recibir 105 votos, frente a los 96 de Costa Rica.

Brasil "enaltece a Costa Rica, que alcanzó un número significativo de votos pese a haber entrado en el pleito tardíamente", afirmó el Gobierno brasileño en su comunicado.

El canciller brasileño, Ernesto Araújo, ya había dejado claro el rechazo de Brasil a la candidatura de Venezuela y su apoyo a la aspiración de Costa Rica.

Araújo afirmó el miércoles que esa posición brasileña fue anunciada el 4 de octubre pasado cuando el Gobierno presentó la candidatura de Brasil a integrar el organismo, momento en el que también calificó la aspiración de Venezuela como una "excrecencia" y manifestó respaldo a la elección de Costa Rica.

Agregó que, junto con los demás países que integran el Grupo de Lima, Brasil ya había denunciado "la completa condición inadecuada de Venezuela a ocupar un lugar en el Consejo de Derechos Humanos".

Desde que el ultraderechista Jair Bolsonaro asumió como presidente brasileño el 1 de enero pasado, las relaciones entre Brasil y Venezuela se deterioraron.

Brasil reconoció a Juan Guaidó como jefe de Estado del país vecino y calificó al Gobierno de Maduro como un "régimen" que viola los derechos humanos y la Constitución venezolana.

Sobre la elección de Brasil como miembro del Consejo, la Cancillería destacó "el sólido reconocimiento internacional de las credenciales del país en materia de promoción y protección de los derechos humanos".

"Brasil seguirá actuando en el Consejo y en los demás órganos de la ONU para promover la libertad, la dignidad y los derechos humanos en todo el mundo", concluye.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama