Los chalecos amarillos de Francia se manifiestan nuevamente

Redacción Mundo / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Una gran marcha de los heridos protagoniza el sábado número 12 de protestas. Entre los cerca de 2.000 heridos en estas semanas, hay un centenar de lesiones graves y cuatro personas han perdido un ojo

Foto: Agencias

Doce sábados de manifestaciones son muchos. Pero en la avenida Daumesnil que lleva a la plaza de la Bastilla, muchos chalecos amarillos coreaban: "No estamos cansados, estamos aquí". Esta semana, la jornada era temática: una gran marcha de los heridos.

Antonio Barbetta, herido en la segunda jornada de la protesta el 24 de noviembre, apoyado en su muleta, explicaba el sentido del día. "No somos violentos, es intolerable. Son heridas que mutilan y destruyen vidas".Otro chaleco amarillo había precisado los tres objetivos de la manifestación: "rendir homenaje a los heridos, pedir justicia y exigir la prohibición de las granadas y los LBD (lanzadores de bolas de defensa).

Antonio fue herido por una granada de ruido GLI-F4 pero el arma más cuestionada son los LBD. El ministro del Interior, Christophe Castaner, ha admitido que este lanza pelotas puede "herir" pero defiende su utilización "para hacer frente a los revoltosos". También ha prometido sancionar "los abusos" si los hubiera. 

En teoría todo disparo con esta arma es grabado por la cámara de fusil para su investigación posterior. Pero no se tiene noticia de ninguna sanción a un miembro de la policía. Y eso que, según el ministro, se han disparado en 9200 ocasiones desde el comienzo de la protesta.

Entre los cerca de 2000 civiles heridos en estas semanas, hay un centenar de lesiones graves y cuatro han perdido un ojo. Hay que señalar que la violencia ha marcado muchas de estas jornadas y que ha habido también mil policías heridos.

Además, 10 personas han muerto en las barricadas de las rotondas (tres piquetes atropellados y otros siete ciudadanos en accidentes de tráfico). Una señora mayor falleció en Marsella, por gases lacrimógenos.Los LBD en cuestión no van a ser retirados en ningún caso. El Consejo de Estado, a petición del sindicato CGT y de la Liga de Derechos del Hombre, estudió el viernes el caso. Y decidió que son necesarios.

"Estas armas intermedias [entre la porra y la pistola] son fundamentales porque permiten mantener a distancia a los manifestantes, a los casseurs, e incluso ir al contacto para detenerlos sin utilizar medios mortales".

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama