publicidad

Tolerancia o intolerancia

Fran Araújo / Periodista / ccs.org.es
El problema de primar la tolerancia en las relaciones humanas aparece en las situaciones límite. La única manera de construir una convivencia es a través del diálogo y de pequeñas concesiones que faciliten la armonía. “Yo soy como soy y no pienso cambiar”, pero tampoco te voy a exigir a ti que cambies porque soy tolerante

Son cada vez más las personas que ensalzan la tolerancia como bandera del diálogo y la buena convivencia. Parece que se nos ha olvidado el significado de la palabra tolerar que, según la Real Academia de la Lengua, consiste en sufrir, llevar con paciencia, permitir algo que no se tiene por lícito sin aprobarlo expresamente. 

La defensa de la tolerancia es un ejemplo más de la obsesiva primacía de lo individual sobre lo común a todos los seres humanos. Supone una posición de poder en la que una persona “permite” a la otra manifestarse, expresar sus pensamientos.  En realidad, se trata de un paso intermedio entre el absolutismo de pensamiento y la verdadera libertad de expresión. El único camino para la convivencia y la sana relación consiste en construir espacios de encuentro en donde mirarse en el espejo de las diferencias del otro. Porque sin el “otro” nosotros no sabríamos quienes somos.

El problema de primar la tolerancia en las relaciones humanas aparece en las situaciones límite. En el momento en el que existe un problema, todas estas cosas que se permiten pero que no se consideran lícitas, salen a la superficie en forma de confrontación. De ahí que asistamos a la guerra de las religiones, al conmigo o contra mí. Esta inestable situación de tolerancia no es más que una guerra fría con modales ingleses del siglo XIX. No pasa nada porque el niño se deje el pelo largo, hay que entenderlo, es joven. Pero cuando el padre se queda sin trabajo y llega a casa de mal humor, el pelo de su hijo parece una buena excusa para descargar todas las iras.

La fuente de muchos divorcios nace de una situación en la que ambos toleran durante años actitudes que luego acaban por no soportar. La única manera de construir una convivencia es a través del diálogo y de pequeñas concesiones que faciliten la armonía. “Yo soy como soy y no pienso cambiar”, pero tampoco te voy a  exigir a ti que cambies porque soy tolerante. ¿Existe alguna forma mayor de desencuentro?

Seamos intolerantes con la tolerancia. Todos los meses asistimos a reuniones de organismos internacionales en las que los grandes mandatarios escuchan con educación las opiniones del resto, toleran con respeto lo que tienen que decir, para después exigir que hagan lo mismo con las suyas. El mundo iría mucho mejor si en lugar de tolerar las opiniones de los otros, buscásemos espacios de encuentro entre todas las posiciones para encontrar un camino común. 

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama