Diario La Verdad

publicidad

Hay un plan para agrandar la Basílica

Luzmila Mejía Smith / lmejia@laverdad.com
El crecimiento de la población marabina, la restauración concienzuda del templo y la adecuación a su entorno conforman las tres razones que hacen necesaria su transformación. Eleuterio Cuevas, párroco, lo recuerda a tres días de la celebración de la patrona

Como eje de la ciudad y del espíritu de los zulianos se levantaría la Basílica de Chiquinquirá con su gran alta cúpula al estilo de la iglesia San Pedro del Vaticano. El domo resaltaría en el medio del casco central de Maracaibo y uniría dos capillas menores independientes conectadas con el altar mayor del templo en forma de cruz.

Quienes visualizan la casa de La Chinita la sueñan elevada del hueco de concreto en donde hoy persiste sumergida entre las edificaciones del Hospital Chiquinquirá, centro comercial Caribe, torres del Barrio Industrial y el edificio de Puente Cristal, y rodeada de pintorescos jardines que resalten su majestad. Una referencia central en altitud y esplendor como en antaño del casco urbano marabino.

Una maqueta en la entrada principal de la morada de la Virgen Morena refleja la ilusión de ampliación a la cual el arquitecto Alí Namazi se prendó hasta su fallecimiento. De su diseño y sueño se hace eco hoy Eleuterio Cuevas, párroco de la Basílica. Tres razones fundamentan el proyecto que desde la década de los 90 espera por ser ejecutado.

El escritor zuliano Rutilio Ortega, en su obra Virgen de Chiquinquirá, madre y reina de los zulianos, las enumera: El crecimiento acelerado de la población zuliana, y en especial la marabina, con más de un millón 339 habitantes, que no encuentra espacio suficiente en la casa de su patrona; la necesaria rehabilitación de sus elementos deteriorados con el paso de los años y su adecuación al entorno que la rodea son realidades analizadas desde la gestión de monseñor Domingo Roa Pérez como arzobispo de Maracaibo.

De la visión futurista de monseñor Roa, rememora Cuevas, surgió la inquietud en 1972 de ampliar el templo de La Chinita. “La devoción de la Virgen no era para una ‘capillita’, como se llamaba antes a la Basílica. La asistencia de la feligresía a su coronación en 1942 lo dejó demostrado”.

Los arquitectos Mario Biancardi y Alí Namazi se atrevieron a proyectar la ampliación del templo. El primero caracterizado por el modernismo de los 70 con un "pañuelo" de concreto, similar a la iglesia San Vicente de Paúl, y el segundo conservando la misma línea al estilo de la Basílica de San Pedro en Roma.

Visión congelada 

Una macromanzana de espacio del lado sur y una media detrás se dejaron libres con la intención de extender la casa de La Chinita. Dificultades presupuestarias y “la situación de abandono en el cual cayó el centro histórico de la ciudad borró la expectativa de ampliarla. Esa pasividad permitió la construcción de aberraciones arquitectónicas, como las torres de El Saladillo, violentando el decreto que impedía edificaciones más altas que la Basílica, según el Concejo Municipal en 1942”, explicó Cuevas.

La última esperanza, resalta Ortega en su libro, surgió cuando el Centro Rafael Urdaneta (CRU) demandó respuesta sobre los espacios en donde se ubica la morada de la Reina Morena. El proyecto de Namazi cobró vida en 2004 destacando entre todas las propuestas presentadas. Se pensó en su factibilidad para 2009 con la bonanza petrolera. Pero el arquitecto nunca vio concretados el regreso del señorío y la primacía del templo.

Hoy, detalla Cuevas, las filtraciones hacen daño a los frescos de la estructura, la casa parroquial sucumbe ante la decadencia, las campanas permanecen oxidadas por el salitre del Lago, pero mientras tanto “no podemos dejar caer la Basílica en espera de su ampliación. Es un Patrimonio Histórico de la Nación y como tal debe sostenerse por el Gobierno nacional”.

El proyecto de Namazi sigue en la entrada de la Basílica como una indirecta a la necesidad de visualizar a futuro para persistir en el tiempo. Los hombres pasan, pero las obras quedan. La iglesia no se pondrá vieja, tal como destaca su párroco guardián, “seguirá rejuvenecida por la gracia de Cristo”.

La nueva Basílica

El proyecto del equipo presidido por Namazi, durante 2004, respeta el estilo tradicional del edificio, ya que su ampliación se crearía a partir de la edificación actual. Constaría de:

Un anexo en forma de cruz con una cúpula central de 62 metros de altura, con características arquitectónicas al estilo de la Basílica de San Pedro del Vaticano y el Capitolio de los Estados Unidos.

En la cúpula se albergaría el baldaquín en el que se ubicaría la imagen de la Virgen.

Los dos lados de la cruz se emplearán como capillas menores independientes conectadas por el altar mayor.

El área del templo alcanzaría un espacio de tres mil 300 metros cuadrados, con una capacidad de mil 300 personas.

La plazoleta de la Basílica sería remodelada con jardines y espejos de agua.

Se integraría la Basílica, el monumento a la Virgen y plaza del Rosario; la rehabilitación de la Plaza Bolívar y el resto del Paseo Ciencias, relacionado con el contexto del casco central y el parque Urdaneta.

Fuente: Rutilio Ortega, autor del libro titulado Virgen de Chiquinquirá, madre y reina de los zulianos, distribuido por el BOD.

La casa actual de La Chinita

Estilo: Ecléctico, mezcla de elementos renacentistas y presencia de rasgos góticos, barrocos y bizantinos. Sus columnas son de estilo griego clásico.

Posee dos filas de cuatro columnas.

Un frontis en la fachada principal.

Dos torres con campanarios.

En la torre norte se encuentra el "reloj del olvido", que funciona con pesas.

Ocho cúpulas en las cubiertas y dos más como remate de ambas torres.

Tres accesos: uno principal de tres puertas y dos laterales.

Tiene un altar mayor y dos menores. En estos (izquierdo y derecho) se encuentran el San Juan de Dios y La resurrección, obras de Pablo Castellani, junto con otros frescos, decoraciones de paredes, techos, y frontis.

El altar, monumental camerino en donde se resguarda la reliquia, y los pisos son de mármol. 

En el jardín lateral derecho se encuentra un busto del padre Antonio María Soto y en el izquierdo una gruta con la aparición de la Virgen.

El templo posee dos mil 129 metros cuadrados con una capacidad para 624 personas.

Más noticias

  • Los peludos de Asodepa hoy esperan a una familia

    12:00am

    Los interesados, pueden dirigirse hasta el refugio o contactarlos a través de @Asodepa. Las formas de pago son en efectivo y transferencias. También se puede colaborar con dinero, medicinas, insumos, periódico, voluntariado o alimentos

  • La pequeña Amelié anhela continuar su obra

    12:00am

    La pequeña de solo dos años y nueve meses, fue diagnosticada con leucemia y sus clases de teatro por ahora quedaron pospuestas. La niña requiere ayuda económica para continuar con el tratamiento para su enfermedad

  • Cámara Farmacéutica sugiere subasta del Dicom para sector salud

    12:00am

    Desde la Cámara se explica que la realización de la subasta no implica incrementar los precios de los productos a niveles altos, puesto que "se requieren accesibles no obstante hay medicamentos que se compran sin dólar Dicom, que no recibieron divisas, y allí se disparan los costos porque son importados"

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama