Cantante de rock orina en la cara de un fan durante concierto

Agencias / [email protected]
Tras lo ocurrido en el festival, el grupo en cuestión emitió un comunicado en sus redes sociales disculpándose por las polémicas acciones realizadas por su vocalista

Foto: Agencia

El hecho ocurrió el pasado jueves 11 de noviembre mientras Brass Against tocaba un cover de "Wake Up", canción original de Rage Against the Machine. Ese mismo día se presentaron agrupaciones como Slipknot, Stone Temple Pilots y Cypress Hill en el festival de rock.

En el concierto, justo en el momento del hecho, un hombre corpulento con una lata de cerveza pegada en la cabeza subio al escenario y y se acosto en el suelo. En ese momento, la cantante Sophia Urista se bajo los pantalones y lo orino en la cara, provocando gritos y la sorpresa de los fanáticos.

“Necesito mear y no puedo llegar al baño, así que haremos un show de esto”, dijo la cantante de 36 años a los asistentes, segundos después de señalar a un sujeto, al que le dijo: “Lo subiremos al escenario y orinaré a este hijo de…"

Banda se disculpa

Tras lo ocurrido en el festival, el grupo en cuestión emitió un comunicado en sus redes sociales disculpándose por las polémicas acciones realizadas por su vocalista, informó Noticia y Punto.

“La pasamos muy bien anoche en Welcome to Rockville. Sophia se dejó llevar. Eso no es algo que el resto de nosotros esperábamos, y no es algo que volverás a ver en nuestros shows. Gracias por esa noche, Daytona”, publicó Brass Againstm según El Heraldo.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad  y WhatsApp https://bit.ly/3wDlkQO.  Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama