Demanda a vidente por no quitarle maldición hecha por su ex novia

Agencias / [email protected]
El hombre aduce que buscó a Sophia Adams, que se define a sí misma como "Psíquica especializada en amor"

Foto: Agencias

Un estadunidense demandó por 25 mil dólares (514 mil 545 pesos mexicanos) a una vidente que dijo que podía quitar la maldición contra su matrimonio que habría ordenado una ex novia a través de una supuesta bruja. Mauro Restrepo, que vive en Los Angeles, afirma que la vidente Sophia Adams le prometió que volvería a ser feliz si le pagaba 5 mil 100 dólares (104 mil 967 pesos mexicanos) para acabar con el hechizo.

Pero tras una entrega inicial de mil dólares (20 mil 580 pesos mexicanos), Restrepo no vio una mejora en su matrimonio, según los argumentos que presentó ante la corte, donde demanda a Sophia Adams por fraude y le reclama una indemnización de 25 mil dólares. Restrepo aduce que buscó a Sophia Adams, que se define a sí misma como "Psíquica especializada en amor", para que lo ayudara en un mal momento matrimonial, informó AFP.

"Esta mala suerte había sido impuesta" a Restrepo, según Adams, "por una bruja contratada por su ex novia", de acuerdo con la demanda. Adams le habría dicho que a menos que la maldición fuese retirada, la mala suerte arruinaría a Restrepo, a sus hijos y a su matrimonio. Él dice en la querella, en la que también menciona al esposo de Adams, a su hija y a su arrendador, que pasó noches sin dormir, y sufrió ansiedad y angustia debido a que la maldición no fue removida. 

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad  y WhatsApp https://bit.ly/399WqND.  Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama