Científica crea cuerpo mejorado con partes de animales

Desireé Casserino / [email protected]
Después de tres meses de trabajo, el equipo finalizó su creación, no se obtuvieron los resultados esperados, pero de igual manera la escultura del “cuerpo perfecto” se expuso en el Museo de la Ciencias

Foto: archivo

La científica Alice Roberts creó una mejor versión de sí misma, la antropóloga construyó durante tres meses junto a un equipo de médicos, zoólogos, artistas y diseñadores un mejor cuerpo, basado en los principios de la evolución.

La escultura de Roberts se expuso en el Museo de las Ciencias de Londres. Para que todos apreciarán el resultado final de un cuerpo humano con características de animales. 

Para Roberts una mejor versión de sí misma o tener el “mejor cuerpo” consiste en un experimento, durante los tres meses identificó las dolencias más comunes en el cuerpo humano y buscó cómo se podrían solucionar, para ello investigó las características evolutivas de los animales que podría adoptar el ser humano para tener una mejor anatomía.

Lesiones en las rodillas, parto doloroso, la pérdida de la vista y el oído, dolores de espalda, el cáncer y los ataques al corazón, son algunas de las deficiencias del cuerpo humano que la científica quiso corregir al replicar el diseño fisiológico de algunos animales. 

La investigación fue bastante minuciosa, Roberts tuvo que consultar con varios médicos y biólogos para conocer cuáles características eran las indicadas para su proyecto.

Una vez que conseguía una nueva característica, se reunía con un artista digital y le indicaba que debía cambiar en su nuevo modelo de cuerpo.

Roberts quería que el resultado final fuera una sorpresa, por ello nunca revisó el prototipo digital del cuerpo que construía el diseñador. 

Las partes modificadas en el “cuerpo perfecto” diseñado por la científica fueron: 

La columna, que con el pasar de los años ocasiona dolores de espalda debido a la mala postura. Roberts la cambió por la columna de los chimpancés, que es más corta y rígida proporcionando mayor estabilidad. 

Las rodillas que son muy frágiles y sufren muchas lesiones. La antropóloga decidió evitarlas con la incorporación de las patas de los emúes, que poseen un píe más largo y articulaciones mucho más funcionales. 

El corazón que es el órgano más importante del cuerpo, todo lo que da la vida recae en las dos arterias de este órgano, cualquier falla puede significar la muerte. Para evitar cualquier riesgo Roberts utilizó en su creación el corazón de un perro, que tiene arterias auxiliares para bombear el agua con mayor eficiencia.

Con el fin de que circulará la sangre en el nuevo cuerpo, los escultores le colocaron unos microcorazones en las venas, para que la sangre circule mejor.

La científica también solucionó los dolores de parto por medio del sistema de los canguros, que nacen, crecen y se amamantan dentro del marsupio de la madre.

 

Con respecto a los problemas respiratorios la antropóloga propuso en su modelo separar el tracto respiratorio del digestivo, para evitar obstrucciones. Además los pulmones de su creación son como los de las aves, más pequeños y compactos. 

Los rayos ultravioleta del sol deterioran y causan daños severos en la piel. Sin embargo, al copiar a los anfibios y reptiles, no sucede esto, pues su piel se oscurece, creando escudos anti-uv en algunas partes del cuerpo. 

La vista de los humanos se deteriora con los años, por ello Roberts modificó los ojos con pupilas más grandes para que capturen la luz, como los búhos. 

La pérdida del sentido del oído no es un problema para la investigadora, su solución son orejas más grandes y móviles.

El resultado final no fue el esperado. No es un cuerpo perfecto, el proceso de evolución es bastante complejo. Según Roberts por cada creación o adaptación de nuevos órganos aparecían nuevas enfermedades. 

Agregó que por cada mejora tuvo que sacrificar algo. Lo cual demuestra que el cuerpo humano no es un conjunto de piezas que se puedan intercambiar, sino un sistema completo. 

"Aun así creo que hemos creado algo diferente, que es bello a su manera, y extraño, profundamente extraño", expresó la científica.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama